h1

Un pícaro en las tierras…

contactados en españa

Al finalizar la década de los ochenta, Ismael Ortega*, ejecutivo venezolano de mediana edad llegaba a la comunidad autónoma de Galicia en el norte de España con un contrato de trabajo por tres años. Inteligente, extrovertido y carismático no tardó en hacer amigos entre los amables coruñeses que no dudaban en invitarlo a sus veladas en la que se disertaba sobre variados temas.

Experto en filosofía y estudioso de la tradición hinduista, Ismael no perdía oportunidad para compartir sus conocimientos en la materia; fue así como llegó a conocer al ensayista español Manuel Carballal quien para 1990 se encontraba realizando una investigacion sobre el tema.

El 15 de marzo de ese año Ismael se presentó ante Carballal asegurándole que había pertenecido a un grupo hinduista en el que el investigador tenía especial interés; ese día tuvieron una larga conversación, sin embargo no volverían a verse hasta pasado siete largos meses.

Una tarde de octubre Ismael llegó a casa de Manuel Carballal visiblemente emocionado; le contó que había protagonizado un conjunto de experiencias paranormales, entre las cuales destacaba el haber recibido información de seres de otro mundo a través de la pantalla de su televisor, que se encendía sola en plena noche. La impresión inicial de Carballal fue la de que Ismael habia experimentado una alucinación hipnopómbica, es decir, seguramente despertó en la madrugada tras tener algún sueño impresionante y su mente había registrado la experiencia como un hecho real.

Carballal quien ante los llamados fenómenos paranormales prefiere adoptar una postura neutra, sin escepticismo ni credulidad pidió al venezolano que si eso volvía a ocurrir conectara la videograbadora y registrara todo cuanto en la pantalla apareciese, lo despidió amablemente y luego se olvido de aquello.

Al pasar los días Ismael visitó nuevamente al investigador contándole de un nuevo contacto extrasensorial, en esta oportunidad afirmaba que había recibido mensajes en el que se mezclaban extraños conceptos en una curiosa jerga seudocientífica, cosas como “rayos de avataridad”, “nubes lúdicas” y “unidades chip cibernetico-biológicas”.

– “Lamentablemente no pude grabar nada pues los mandos del video y la televisión no funcionan durante la experiencia”, aseguró Ismael.

Manuel Carballal simplemente le sugirió que para una próxima ocasión procurase tener a mano un magnetófono que le permitiera grabar por lo menos un sonido. Un mes despues Ismael vovió por sus fueros con nuevas historias acerca de contactos, pero esta vez llevaba en sus manos una cinta que esgrimía triunfalmente. – Esta vez si he podido grabarlo – afirmó.

Con esto obtuvo toda la atención de Manuel Carballal quien al escuchar la cinta donde se reconocía la voz de Ismael Ortega haciendo preguntas a un sujeto de voz grave y distorsionada pensó que o estaba ante un perfecto farsante o estaba hablando con un auténtico contactado. No sin tomar las debidas precauciones accedió a evaluar el extraño caso. Varios elementos fueron lo que lo llevaron a tomar esta decisión; entre ellos el hecho de que Ismael le pidió mantener el anonimato, por lo que descartaba que se tratara de uno de esos individuos con afán de figuración, otra cosa era que los mensajes carecían de mesianismo y estaban llenos de un rico contenido filosófico. A medida que pasaba el tiempo Ismael iba aportando nuevas pruebas de sus supuestas comunicaciones con seres del espacio exterior. El 3 de diciembre de 1990 copió de la pantalla del televisor el alfabeto alienígena y un conjunto de planos y gráficos de carácter técnico.

Un dato importante que aportó en aquella ocasión fue la identidad del extraterrestre que lo había contactado, su nombre era Daro y comandaba a un grupo que se encontraba de visita en nuestro planeta. Por boca de Daro supo que eran varias la civilizaciones interesadas en nosotros; entre ellas la de los Ummitas, los Urinelts y los Gandharves, lo que motivaba las visitas de estos seres, según el comandante Daro, era la proximidad de una confrontación bélica espacial.

A principios de enero de 1991, Carballal decidió insertar avisos en medios de comunicación españoles buscando a personas que pudiesen conocer el nombre Daro, pues según Ismael el extraterrestre tenía comunicación con otras personas del país ibérico; en los anuncios solo se preguntaba por Daro y en ningún momento se le relacionaba con el fenómeno OVNI. Curiosamente el día 17 una venezolana que decía llamarse Martha González y que residía en Orense respondió el aviso afirmando que el nombre “Daro” le recordaba a un extraño personaje que había conocido años atrás y del que tenía una grabación.

ovbis en españa poltergeist

En la mañana del 20 de febrero, Manuel Carballal recibía una llamada telefónica de Ismael quien sonaba muy excitado al otro lado de la línea, le aseguró que había tenido el primer contacto personal con los alienígenas, dicho contacto ocurrió cuando llegaba a su casa en la madrugada; agazapado en el portal del edificio estaba un extraño sujeto que se le acercó cuando se dirigía al ascensor, el tipo le dijo que era Daro, ante esta nueva situación Carballal entregó una cámara fotográfica a Ismael y le pidió que de darse un nuevo contacto tomara fotografías. La cámara por supuesto estaba amañada para evitar manipulaciones, el investigador la había lacrado y tomado dos fotos de control, rebobinando el carrete a cero, de esta manera si la cámara era abierta para manipularla o cambiar el carrete el fraude quedaría descubierto.

El 28 de febrero, según Ismael, el comandante Daro se entrevistó nuevamente con él y le prometió que regresaría esa misma noche, al saber de esto Manuel Carballal insistió en acompañarlo pero el venezolano se mostró reticente, al final accedió y estuvieron toda la noche en vela esperando la visita que nunca se concretó. En la mañana Ismael contó que durante la madrugada ocurrieron cosas extrañas, el televisor se había encendido y dos fotografías se habían “materializado” sobre una de las mesas. Al retirarse de allí Manuel se llevó las dos fotos y revisó la cámara, esta había sido abierta y no tenía el carrete.

En abril de 1991 Manuel Carballal tenía en su poder una abundante documentación sobre el caso: Grabaciones, fotografías e incluso una carta donde alguien mencionaba haber conocido a Daro. Un mes antes, el 10 de marzo el investigador recibió un carta procedente de Cádiz y firmada por un tal Servando Martínez. Este señor aseguraba que en 1985 habia conocido en un café a dos personajes, uno de los cuales dijo llamarse “Daro”. Servando afirmaba que ambos sujetos le contaron de sus vidas y al despedirse le entregaron un radio que les serviría para mantener la comunicación, los esfuerzos por tratar de contactar a Servando Martínez resultaron infructuosos pues en la carta no había mayores detalles sobre su locación e identidad. A estas alturas una nueva entidad que se identificó con el nombre de Argowe había hecho contacto con Ismael y este a su vez tuvo la oportunidad de compartir sus experiencias con otro grupo de investigadores de lo paranormal, entre los que se encontraban Javier Sierra, Gabriel Carrión y José María Casas. El caso aún se manejaba entre bastidores a petición del mismo Ismael quien argumentaba que no era prudente dar a conocer aún los mensajes de Daro y Argowe pues en los mismos se hacía alusión a personajes conocidos de la opinión pública que según los alienígenas había que eliminar pues eran encarnaciones del mal en la Tierra. En agosto Ismael presentó dos fotografías que decía haber tomado en Orense, en las mismas podía verse un objeto ovoide que se situaba en las alturas y por detrás de las ramas de unos árboles. Según el venezolano esta nave procedía de Panesfera, el planeta de Argowe.

ovnis fraude

Los negativos de estas fotografías fueron enviados por Manuel Carballal a un laboratorio en Nueva York en el que un experto analista procedería a efectuar un meticuloso análisis, todas las grabaciones magnetofónicas fueron remitidas al catedrático de física Alfredo Bonavida quien realizaría un estudio físico y sonográfico y las notas se pusieron en manos del filólogo Alberto Gómez -quien a la sazón desconocía la nacionalidad de Ismael – Otra media docena de especialistas, entre los que se contaban psicólogos y peritos caligráficos formaban parte del equipo que se había armado para analizar este curioso caso.

Mientras tanto Ismael seguía haciendo de las suyas, en septiembre aseguraba haber protagonizado un verdadero poltergeist en su apartamento y en noviembre compró una videocámara pues según decía Argowe lo había autorizado a filmar sus naves. Por esta época en la que su contrato en España estaba a punto de culminar, comenzó sospechosamente a insistir en que su caso fuera publicado, como Carballal se negó a hacerlo trató de que otros investigadores lo hicieran pero ninguno accedió.

El 24 de noviembre de 1991 citó a Manuel Carballal en la estación de trenes de La Coruña, al verlo le dijo que Argowe le había enviado un boleto con destino a Madrid, la idea era encontrarse para desde allí viajar en OVNI a una base submarina que los extraterrestres tenían en Canarias, en esa base pasaría 5 días siendo instruido por los alienígenas. Cuando Ismael abordó el tren Carballal llamó a un amigo suyo en Madrid y le pidió que siguiera al venezolano al llegar a la capital española, éste lo esperó al siguiente día en la estación de trenes y luego de varias pesquisas descubrió que el destino de Ismael en Madrid era la sede en esa ciudad de la compañía para la que trabajaba, allí debía asistir a un curso de 5 días para ejecutivos.

Al mismo tiempo que se descubría el fraude iban llegando los resultados de los distintos análisis, los practicados a fotografías y videos ponían en evidencia ingeniosas manipulaciones que iban desde superposición de laminas de acetato hasta complicados juegos de espejos ante la videocámara, el estudio filológico determinó que las formas verbales y construcciones sintácticas del castellano usado por Daro eran típicas del español del Caribe, especialmente de Venezuela o Uruguay, por el peritaje grafológico pudo saberse que las notas supuestamente escritas por Daro y Argowe y la carta de Servando García en realidad habían salido de las manos de Ismael. Los estudios de perfil psicológico determinaron que en la personalidad de Ismael Ortega se evidenciaba un fuerte afán de protagonismo. Sin embargo lo que movió a este hombre a inventar toda esta trama fue conseguir notoriedad para luego poder vivir del cuento. Es decir convertirse en un “contactado profesional” y ganar dinero escribiendo libros, participando en programas de radio y Tv y redactando artículos para revistas especializadas, cosa que bien podía lograr al poseer un enorme carisma, una notable inteligencia y un caudal de creatividad. Con lo que no contaba era con que se toparía con un hueso duro de roer, Manuel Carballal, quien no escatimó esfuerzos en buscar la verdad; llegando incluso a descubrir que Daro era el nombre de una cafetería ubicada a dos cuadras de la oficina de Ismael.

ovnis en españa

* Nota: Ismael Ortega es un nombre supuesto , pues el investigador Manuel Carballal no quiso por cortesía revelar el verdadero nombre del sujeto implicado en este fraude.

 

Publicado el 12 de febrero de 2011

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

Anuncios

6 comentarios

  1. Aviva la imaginación este relato. Es muy buena la historia. Gracias por compartirla.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta


  2. Excelente relato, una historia casi inverosímil. Pero así es el ser humano. Esta historia me hace recordar las andadas de otro pícaro, también en tierras de esos reyes : se acuerdan de un tal Spartaco Santoni ? ese sí que cometió también sus fechorías por esos lares. Podrían preparar algún material sobre ese personaje ? Gracias, saludos.

    Me gusta


  3. ¡Qué astucia de un venezolano! Creo que muchas leyendas, cuentos de camino, misterios, ideologías, para no ir más allá, nos las han hecho creer como ciertas y se han ido propagando a través del tiempo, llegando a convertirse en una verdad absoluta. Ahí tenemos el caso del Triángulo de las Bermudas, últimamente se ha descubierto que una farsa, y fue una historia inédita y asombrosa que un escritor, buscando fama, inventó. Por eso, repito que muchas cosas nos las han hecho creer e imaginar y han sido obra maestra de ladinos como éste compatriota.

    Me gusta


  4. Para los investigadores de Tánatos ¿Por qué no han investigado la tragedia que pasó en Guri del militar asesino? Para saber qué pasé en realidad

    Me gusta



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: