h1

Pleito por un silbido

Renny Ottolina polémico

Hoy se cumplen 35 años de la desaparición física del animador que la gente llegó a conocer como el número 1 de la televisión. Un personaje polémico al que se ama y se adversa más allá de las fronteras de la muerte.

Fallecido en un accidente de aviación el 16 de marzo de 1978, sobre el que aún recaen sospechas, Renny movió y mueve pasiones. Su presencia en los medios por 30 años consecutivos con algunos sabáticos y ausencias forzadas dejó una impronta. Hombre decidido y de fuerte carácter, no dejaría de tener problemas a lo largo de su carrera. Algunos de los que lo conocieron personalmente recuerdan su mal humor y terquedad – sin dejar de reconocer por esto la calidad de su trabajo -. En la actualidad muchos le catalogan como el mejor y más preparado hombre que pasó por la radio y la televisión de Venezuela. Sin embargo hubo épocas de su vida en la que los que hoy le ensalzan profirieron en su contra fuertes acusaciones, cuestionando incluso la originalidad que ahora le atribuyen como principal merito.

Fueron varias las ocasiones en las que su integridad moral fue puesta en tela de juicio. De estas podemos recordar aquella en la que los diarios y revistas de la Cadena Capriles iniciaron una campaña en su contra con motivo de una proposición hecha por Renny ante la Asamblea General Extraordinaria del Sindicato de Trabajadores de Radio y Televisión, efectuada el 16 de diciembre de 1970.

En esa fecha, el animador pidió que se declarase personas no gratas al dueño de la empresa de comunicación, el entonces senador Miguel Ángel Capriles y al periodista Nelson Zurita, director de la revista “Venezuela Gráfica”, asimismo solicitó exigir de las autoridades medidas de censura que impidieran que algunos medios jugaran con la reputación de la gente.

La razón que esgrimía para aquellas propuestas estaba en la publicación de un artículo en “Venezuela Gráfica”, que a su juicio lesionaba la vida intima de dos de sus compañeros de trabajo: María Teresa Chacín y Oscar Martínez. Al final de su intervención – calificada por los diarios de la Cadena Capriles como de payasada– Renny pidió además a sus compañeros boicotear la revista. No todos los asistentes a la Asamblea se mostraron de acuerdo con la propuesta del animador y algunos como Héctor Valverde, Orángel Delfín, María Escalona y Dilia Alfonso acusaron a Renny de querer utilizar el nombre del sindicato para resolver disputas que solo a él concernían. Dos de ellos coincidieron en afirmar que al animador no se le había visto la cara por allí en 20 años por lo que no tenía moral para pedir a los agremiados votos de censura contra nadie.

Los días siguientes fueron de ataques contra su persona; se le acusó de querer imponer una ley mordaza; se le adjetivó de payaso, pedante, déspota, violento y maleducado y se calificó al “Show de Renny” como el mayor bluff de la televisión, un mal programa que pagaban muy caro los anunciantes. La campaña se basó en números arrojados por una encuesta hecha en hogares de Caracas por la empresa Datos, C.A. durante el último trimestre de 1970. Aquella encuesta revelaba que de cada 100 televisores encendidos al mediodía solo 7.9 sintonizaban el “Show de Renny”, mientras que el 92.1 por ciento de los televidentes centraba su atención en los otros dos programas de la televisión comercial, (“Cartones con Popy” de CVTV canal 8 y “Alegres Aventuras” de Venevisión canal 4).

Días después se publicaron los resultados de otra encuesta, esta vez de la firma “T.V. al Día” que aseguraba que el otro programa del animador: el dominical “Renny Presenta” ocupaba el lugar número 22 dentro de un total de 32 programas analizados en la semana del 9 al 15 de noviembre de 1970. Según el estudio, el espacio era superado con creces por otros de la competencia y del mismo canal con el que trabajaba. Entre los 10 primeros – según “T.V. al Día” – estaban “De Fiesta con Venevisión”, “Operación Cupido” y “Sábado Espectacular” (canal 4), Radio Rochela (canal 2) y Joselo (canal 8). “Renny Presenta” venía muy por detrás de estos y de varios enlatados que se transmitían para la época, entre los que estaban “Hechizada”, “Misión Imposible” y “Daniel Boom”. 

Dentro de la campaña de la Cadena Capriles se acusaba a Renny de engañar a los anunciantes con un hábil trabajo de promoción de sus espacios, haciéndoles creer que contaban con una gran penetración y aceptación por parte del público. Al respecto y sobre “El Show de Renny” Últimas Noticias aseveraba: “La falsa imagen lograda con habilidad, ha permitido que este programa que tiene en realidad uno de los menores rating, cobre tarifas excesivas a sus anunciantes que por no justificarse han constituido una pésima inversión publicitaria para ellos”. La publicación de estos sondeos y los problemas que Renny ya venía enfrentando con ejecutivos de Radio Caracas Televisión llevaron a la cancelación de su programa, aprovechando que el contrato con la planta televisiva concluía el 31 de diciembre de aquel año.

Renny Ottolina polémico

El pleito por un silbido

Sin embargo, como dijimos antes, no fue esa la única vez en la que la calidad de su trabajo fue cuestionada; 6 años antes, Renny debió enfrentar un altercado judicial con el compositor y director de orquesta Jesús “Chucho” Sanoja por la autoría del tema musical que servía de fondo para “El Show de Renny” y para “Renny Presenta”. La demanda presentada por Sanoja ante el juez de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil, doctor Efraín Godoy, incluía un reclamo por las siete notas del famoso silbido con el que el animador despedía sus programas.

Todo empezó cuando Chucho Sanoja se cansó de intentar cobrar sin éxito, el dinero que le correspondía por la utilización de una partitura musical de su creación y decidió llevar el asunto a instancias legales, por entonces Renny declaró que se enteró del asunto leyendo la prensa pero que hasta aquel momento (noviembre de 1964) no había sido notificado legalmente. Cuando su posición frente al tema fue requerido por la periodista Eva Layi, el animador se mostró reticente a declarar y las pocas palabras que dejó colar estaban llenas de sarcasmo. Se quejó de que su posición y su habilidad para hacer dinero le hicieron ganar enemigos que constantemente querían sacar provecho de su fortuna.

 – ¡Ese es mi pecado! Ganar dinero… Todos se meten conmigo. – soltó el animador a la reportera. – En cuanto a la demanda, Chucho ha querido montar un show, eso es todo…

Pero lo que para Renny, no era sino otro “asunto desagradable” con el que tenían que lidiar sus abogados, para Sanoja era una cuestión de honor. Sintiendo la razón de su lado, él y su abogado, el doctor Jaime Pérez se explayaron en argumentaciones al momento de narrar su punto de vista.

Un paseo por El Junquito

Según contó Sanoja, la música que servía de fondo a los programas de Renny nació en 1957 durante un paseo con su esposa a la población de El Junquito. Estando allá, en medio del frescor de la montaña, el músico se sintió inspirado, detuvo el vehículo y pidió a su señora que le pasara un papel pentagramado que tenía en la guantera. Sacó un bolígrafo de su bolsillo y comenzó a entonar una melodía que se le acababa de ocurrir. Ensayó varias veces y luego de un rato y varias tentativas, mostró con orgullo a su mujer el tema que acababa de componer. Se lo tarareó y recibió como respuesta un tierno beso. Sanoja, conmovido le susurró al oído:

– ¡Mi amor!, este tema es para ti; te lo voy a dedicar.

Dos años después, durante una noche de ensayos en el canal, Renny le dijo que necesitaba una música de fondo para su programa. A la mañana siguiente el músico llevó la partitura y la tocó para el animador que de inmediato la aceptó, incorporándola al show. Pasados tres meses, Sanoja decidió cobrar por la utilización de su tema, pero Renny se negó a pagar. A los seis meses al ver que no obtenía respuesta positiva Sanoja renunció a la dirección musical del “Show de Renny” y continuó reclamando sus derechos como autor. Un año y medio después se llevó la gran sorpresa de su vida cuando oyó decir a Renny Ottolina que aquella obra le pertenecía.

– ¿Cómo puede ser el autor? – Preguntaba Chucho Sanoja – ¿Es que acaso conoce de composición musical?

Por su parte el doctor Jaime Pérez afirmó que el tema fue registrado oficialmente en diciembre de 1961 por lo que el monto que exigían correspondía a los tres últimos años y ascendía a 127.500 más las costas procesales, lo que totalizaba un cuarto de millón de bolívares. – Nos sorprende – afirmaba Pérez – que el señor Ottolina quien tiene conocimiento de la protección que asiste a los compositores de música, especificada en la Ley de Propiedad Intelectual, se mantenga en su postura de no reconocer los derechos acreditados legalmente en la composición del señor Sanoja. –

El compositor, escandalizado por lo que consideraba la audacia de un lego en materia musical reveló además que no solo era el autor de aquel tema, sino que la propia idea del show le pertenecía.

– Durante un año estuve detrás de Renny haciéndole ver lo interesante que sería un programa musical. Le hablé de la diagramación, de los números musicales y los espacios de identificación; la idea por fin cristalizó y fue así como nació “El Show de Renny”, cuyo éxito radica precisamente en el tema musical que lo identifica y en las chicas que lo cantan; de no existir esta identificación el show vendría a ser uno de los tantos otros.

Ante la sorpresa y suspicacia que causaron sus palabras, Chucho Sanoja agregó:

– ¡Ay!, si yo les contara. Ustedes no se imaginan las horas y horas que pasé junto al piano para que Renny aprendiera a cantar. El famoso silbido fue otro triunfo de mi paciencia.

Renny Ottolina polémico

Las afirmaciones de Sanoja destaparon para la prensa la tensa situación que parecía sostener el animador con su equipo de trabajo. Acto seguido algunos técnicos afirmaron que “El Show de Renny” no era más que un triste compendio de plagios. Uno de ellos expresó que no era la primera vez que Ottolina utilizaba ideas ajenas que presentaba como originales.

– Si el productor del show de Steve Allen (famoso presentador de la televisión estadounidense) viera el programa de Renny lo llamaría plagiador – dijo uno de ellos – Y es que Renny imita a Steve Allen hasta en la manera de acomodarse los lentes dando la idea de que olvidara tal o cual cosa.

Aparte de eso, uno de los escenográfos del canal lo acusó de copiar de manera descarada varias de las escenografías del Richard Levin, jefe del departamento de escenografía de la BBC de Londres. Contó que días antes se encontraba revisando – por razones profesionales – el libro de Levin cuando de pronto se topó con 4 escenografías que le eran conocidas pues Renny las había utilizado al calco en sus programas. Citó como ejemplo concreto la escenografía que usara el animador venezolano a su regreso de España; el decorado usado en aquella ocasión fue originalmente diseñado por el conocido director de arte George Djurkovic y usado por Richard Levin para el Show de la presentadora inglesa Vera Lynn.

Al abrirse aquella caja de Pandora, el propio Sanoja intentó interceder por Renny alegando que tal vez hiciera aquellas copias en función de la calidad, por aquello de que lo que ya está probado se sabe que dará buenos resultados, pero los técnicos insistían en que copia es copia y que la televisión no se hacía con recetas de cocina. En 1970 cuando el canal decidió no renovar el contrato con el animador se dejó colar a la prensa que su permanencia se hacía incomoda por cuanto “su pedantería y su trato despótico originaba constantes rencillas entre los empleados”.

El litigio planteado contra Renny Ottolina en noviembre de 1964 por derechos de autor era el primero que debía revisar el sistema de justicia venezolano, luego de la aprobación en enero de 1963 de la Ley de Propiedad Intelectual, por lo que estaba llamado a crear jurisprudencia, sin embargo, pasados los días y luego del revuelo periodístico, el pleito encontró solución en un arreglo privado, por lo que la sangre nunca llegó al río. El “Show de Renny” y “Renny Presenta” continuaron su camino hasta que el llamado pacto tripartito (Granier-Cisneros-Vollmer) sacó de la televisión para siempre al popular animador.

En agosto de 1975, Chucho Sanoja se vio envuelto en otro lío judicial, esta vez en su contra, a raíz de unas declaraciones que dio para El Nacional en las que hablaba de presunta malversación de fondos en la gerencia de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Sacven), le dictaron auto de detención por difamación e injuria y permaneció detenido hasta que la Jefatura Civil de San Juan, decidió ponerlo en libertad al no encontrar pruebas contundentes de difamación. En aquella ocasión pasó un mes tras las rejas.

Renny encontró el descanso final el 16 de marzo de 1978 y Jesús “Chucho” Sanoja el 11 de diciembre de 1998.

Lea también La hora cero del número uno

El siguiente vídeo recoge el tema musical y el famoso silbido que causaron la disputa legal

Publicado el 16 de marzo de 2013

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

Artículo publicado el 16 de marzo de 2013

4 comentarios

  1. El número 1 Renny Ottolina siempre será una leyenda de la tv en Venezuela paz a su alma y los que con él viajaron a la eternidad luis duque,ciro medina .cesar oropeza y jorge olavarria.

    Me gusta


  2. Renny fue un fraude

    Me gusta


  3. Una persona querida y popular por los venezolanos de su tiempo pero a la vez muy controversial . Que Dios lo tenga en la gloria

    Me gusta


  4. Sea como haya sido es y será el número 1 de la tv venezolana, carisma, voz, versatilidad, genio y conocimiento de emplear un una metodología que a los venezolanos nos gusta, ese poder comunicacional jamás conocido en una incipiente televisión que comenzaba a emerger con rasgos de modernidad y avance tecnológico para nuestro orgullo y veneplacito. Reny aprovechó toda esas características y las empleó para su logro. Lamentablemente la maldición de los políticos que siempre se ha cernido para venezuela como una desgracia conspiraron contra él por que vieron que se convertia en una amenaza para los intereses personales y políticos de Acción Democrática y Copei, la nave cayó en la parte posterior de la montaña del avila con vista al mar en el hoy estado vargas subiendo por el desaparecido barrio carmen de uria.

    Me gusta



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: