h1

Muerte en El Sombrero

La muerte de los hermanos Sergio y Renato Bevacqua 1954 Guarico

A las 8 de la noche del 2 de julio de 1954 Sergio y Renato Bevacqua concluían un largo viaje de negocios; ambos eran distribuidores de leche en las panaderías, abastos, bodegas y restaurantes del sur del país. Estaban agotados y decidieron pernoctar en casa de un paisano de apellido Boncini, responsable del consulado italiano en la localidad de El Sombrero, estado Guarico.

Ya habían estado allí en viajes anteriores y eran bien conocidos por los pobladores; cenaron frugalmente y se encaminaron a la residencia del cónsul quien ya los esperaba, luego de conversar con el compatriota y agradecer su hospitalidad colgaron sendas hamacas en el corredor de la residencia para disponerse a dormir pues en la mañana debían seguir rumbo a Caracas para entregar cuentas en la planta procesadora de leche La Silsa y solo después de eso podían regresar a su casa en Tacarigua de Mamporal en el estado Miranda.

Cada viaje de los Bevacqua era todo un periplo que atravesaba el país como un cuchillo corta un pastel por la mitad; empezaba al oeste en la capital y torcía rumbo al sur por las viejas carreteras de Miranda, Guarico y Bolívar concluyendo en la frontera con Brasil. Una vez distribuida toda la leche regresaban por el mismo camino y solo cuando estaban en los linderos de Guarico con Miranda detenían la marcha para descansar.

La familia Bevacqua fue una de las muchas que llegó al país en la posguerra, desde el primer momento decidieron vivir en las cálidas tierras mirandinas donde hicieron buenas migas llegando a ser conocidos en casi todos los poblados de la región de Barlovento, en 1952 el patriarca de la familia falleció y la madre pidió a los hijos regresar a Italia; en Europa estuvieron poco más de un año hasta que decidieron regresar para seguir probando suerte acá. Se establecieron de nuevo en Tacarigua y los muchachos retomaron su actividad económica.

La residencia del cónsul estaba ubicada frente a la plaza Gómez y justo al lado de un sellado del 5 y 6 (Lugares en los que se apuesta a las carreras de caballos), era una casa como cualquier otra, hibrido de vivienda rural del siglo XX con casona colonial de estilo español. Todas las habitaciones se levantaban alrededor de un patio interior y el acceso desde la calle se hacía por un largo corredor o zaguán, justo en aquel corredor dormían los muchachos. Antes de dormir, Renato colocó encima de una mesita el maletín donde tenía el dinero producto de las ventas, 1600 Bs. una suma respetable para la época, ambos tuvieron buen cuidado de colocar los mosquiteros y al sonido de las alcayatas y las chicharras poco a poco se fueron quedando dormidos.

La muerte de los hermanos Sergio y Renato Bevacqua 1954 Guarico

A la misma hora que los Bevacqua cenaban en El Sombrero, un llamativo chevrolet rojo de techo blanco con placas 1-10-123 del estado Aragua se estacionaba frente a “El Nuevo Hotel” de la vecina ciudad de Chaguaramas, del mismo descendieron 4 hombres que al entrar al hotel obligaron al recepcionista a entregar el dinero recabado en el día, como buitres hambrientos ingresaron luego a las habitaciones para despojar a sus ocupantes de dinero y joyas, con la frialdad del profesional abandonaron el sitio y siguieron. La siguiente parada la hicieron en un almacén cercano donde se introdujeron violentando las puertas con ganzúas solo para robar lencería y una vieja maquina de escribir, los 4 hombres tomaban licor y parecían disfrutar cada asalto efectuado. Las visitas habían sido planificadas por Santiago Melgar Contreras, jefe de la banda y peligroso criminal quien se encontraba solicitado por diversos delitos; unos meses antes este hombre se había fugado de la cárcel de Trujillo escapando hacia Colombia, en la huída asesinó a uno de los guardias que custodiaban el penal. Sus acompañantes eran Rubén Darío Jaramillo, natural de Colombia y los andinos Alberto Quintero y Pablo Antonio Bermúdez.

Rubén Darío Jaramillo, también con amplio prontuario policial se había escapado tiempo atrás del hospital central de la ciudad de Maracay luego de caer herido, cuando se enfrentó a tiros con una comisión de la Seguridad Nacional, al igual que su compinche Santiago cogió los caminos verdes llegando a Cúcuta donde permaneció escondido hasta que pensó que las cosas ya estaban calmadas. En su viaje de regreso reclutó a Alberto Quintero y Pablo Antonio Bermúdez, uno para que sirviera de chofer y el otro como experto cerrajero. Una vez en contacto con Santiago Melgar comenzaron una serie de fechorías que los llevaban por todo el país, su campo de acción abarcaba todas las artes del crimen. Atracos, estafas, falsificaciones, etc. Entraban y salían de las diferentes ciudades siempre usando el Chevrolet rojo, una vez cometido el delito solo cambiaban las placas, de las que tenían varios juegos en su arsenal.

En la maleta del carro tenían una enorme caja de herramientas donde había de todo: Soplete, ganzúas, llaves, mascaras, sogas y todo lo que pudiera servirle para ejecutar sus planes. Santiago y Rubén eran además expertos falsificadores por lo que cargaban siempre con ellos una maquina para imprimir billetes, su especialidad eran los marcos alemanes y los pesos chilenos. El próximo destino era una vivienda, de allí sacaron algunas joyas y enfilaron hacia El Sombrero donde pretendían cerrar con broche de oro su actuación de la noche. Según les habían informado en aquel pueblo había un sellado del 5 y 6 donde recababan hasta 16.000 los días de juego; aquel 2 de noviembre era viernes y de seguro la cosa se había movido bien con los apostadores de caballos.

La muerte de los hermanos Sergio y Renato Bevacqua 1954 Guarico

A las dos de la madrugada el chevrolet rojo estacionaba en la plaza Gómez, el pueblo dormía a pierna suelta, justo lo que esperaban los delincuentes. Santiago Melgar sabía que la mejor manera de acceder al sellado del 5 y 6 era por el patio de la casa consular, la valla que separaba ambas viviendas era baja y según había averiguado el único que vivía allí era el viejo Boncini. Envalentonados por el alcohol y ante las perspectivas de un valioso botín que les permitiera retirarse un tiempo violaron la puerta de entrada al consulado.

Esta vez solo entraron Santiago y Rubén, el primero armado de un revolver y el segundo de un puñal, atravesaron con cuidado el zaguán y de pronto se toparon con aquellas dos hamacas, los hombres que las ocupaban dormían profundamente, con los ojos acostumbrados a la oscuridad Santiago notó el maletín que reposaba en la mesita. Con cuidado lo abrió y verificó que contenía dinero, la cantidad no era ni por menos la que esperaban llevarse de la casa de apuestas pero no venía nada mal. El asunto era que estos dos tipos no estaban dentro del plan. – Ya veré que hago con ellos – pensó Santiago – Por lo pronto a lo que vinimos – En eso estaba cuando su compinche ebrio tropezó con algo y cayó al piso, el ruido despertó a Renato quien al percatarse de lo que ocurría saltó de la hamaca y se le fue encima a Santiago pero antes de alcanzarlo, Rubén Jaramillo le propinó una puñalada en la zona intercostal derecha, la bulla despertó a Sergio justo para mirar como su hermano caía gravemente herido, hecho una fiera saltó sobre Jaramillo quien lo esperaba con el puñal hiriéndolo en el pecho, al ver todo el lío que se había armado Santiago ordenó retirada pero Sergio que era un muchacho bastante fuerte lo alcanzó en un abrazo de oso. El delincuente, asustado disparó el arma atravesando el corazón de Sergio.

La muerte de los hermanos Sergio y Renato Bevacqua 1954 Guarico

 

Rápidamente salieron a la calle y abordaron el vehiculo justo a tiempo para evitar la turba de gente que salía de las casas vecinas a ver qué había pasado, tomaron la carretera que conduce a Las Mercedes del Llano y desaparecieron en la noche. Lo que encontraron los vecinos en la casa consular los indignó. Sergio yacía muerto y su hermano estaba grave. La policía local inició la persecución de los hampones y por radio indicaron a otras delegaciones las características del carro usado en la huída. Mientras eso ocurría los hampones pararon en la carretera para cambiar las placas como hacían siempre y luego siguieron para Las Mercedes.

En Tacarigua la señora Bevacqua y su hija Rosario recibían por teléfono la noticia de la tragedia, una vez más la tierra a la que había venido con esperanzas de olvidar las experiencias de la guerra le arrancaba a un ser querido. Renato, según le decían estaba en quirófano y parecía responder bien a la intervención.

A las 8 de la mañana una comisión que patrullaba las calles del pueblo Las Mercedes avistó un chevrolet rojo techo blanco como el que fue divisado la noche anterior en la escena del crimen en El Sombrero pero con placas 1.728 del estado Táchira, en el asiento posterior placidamente dormido estaba Pablo Antonio Bermúdez, los agentes lo despertaron para requerirle los documentos de carro, a notarlo nervioso procedieron a una revisión consiguiendo en la maleta el puñal ensangrentado y la caja con todas las herramientas usadas para el delito. Al ser interrogado sobre el paradero del resto de la banda Pablo Antonio solo atinó a conducir a los agentes hacia un local cercano. En el mismo estaban Rubén Jaramillo y Alberto Quintero muy tranquilos desayunando unos fiambres con café.

-¿Dónde esta Santiago? Preguntó el agente

– Anoche se bajó del carro y nos dijo que se iba para Cabruta –

– Ese perro va de seguro a Colombia por la vía de Puerto Páez – le dijo un policía al otro

Y así fue, a esa misma hora Santiago Melgar Contreras cogía nuevamente los caminos verdes para evadir a la justicia. Renato sobrevivió gracias a su juventud y fortaleza y el resto de los delincuentes fueron enviados a una larga temporada en el infierno de las Colonias Móviles de El Dorado.

La muerte de los hermanos Sergio y Renato Bevacqua 1954 Guarico

Como nota curiosa de este caso deseamos reseñar que el puente que aparece en la segunda imagen fue -según indican algunos historiadores- diseñado por Gustave Eiffel, en algún momento fue desmantelado de su ubicación original en El Sombrero con la idea de reconstruirlo pieza por pieza en Ciudad Bolívar cosa que al parecer nunca se hizo.

Publicado el 27 de marzo de 2011

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

15 comentarios

  1. He leído esta crónica y debo opinar sobre el asunto, yo personalmente he escuchado la historia de este lamentable crimen desde que tengo uso de razón ya que soy nieto de Renato Bevacqua y debo acotar que el articulo tiene varios errores críticos Como por ejemplo la señora Bevacqua (La Nona) no tenia ninguna hija llamada Rosario de hecho no tubo hijas, tambien el cabecilla de la banda criminal (Santiago Melgar) fue apresado al igual del resto del grupo por la seguridad nacional de perez Jiménez, de camino a la cárcel Santiago Melgar y sus secuaces trataron de escapar y fueron baleados a muerte ( Ley de fuga)

    Me gusta


    • Saludos amigo Gustavo: Agradecidos por su comentario, revisamos los archivos que nos sirvieron de base para redactar esta cronica y constastamos lo siguiente: La señorita Rosario Bevacqua es mencionada en varias notas de prensa de la epoca, como hija de la señora Bevacqua incluyendo una entrevista que hicieron los enviados especiales de El Nacional Carlos Lezama y Juanito Martínez; en una de las notas incluso se asevera que fue Rosario quien se encargo de cuidar de su hermano Renato mietras este estuvo hospitalizado. En cuanto a que el cabecilla fuese apresado tampoco hay nada en la prensa de aquellos años que asi lo indique, por el contrario hay notas que aseguran que huyo a Colombia por datos suministrados a la prensa por la propia delegacion de la Seguridad Nacional destacada en Puerto Paez.

      Me gusta


      • Dudo que la Seguridad Nacional haya dado el dato que los ultimó al tratar de escaparse, aunque no sé cómo se manejaba el parte de sucesos de los cuerpos de seguridad en ese entonces.

        Me gusta


  2. Bueno igual ya deben estar muertos

    Me gusta


  3. QUE BUENO SABER DE ESTAS CRONICAS NACI EN EL SOMBRERO 1980 MI FAMILIA TODA ES DEL PUEBLO Y ME QUEDO LOCO DEL TIEMPO QUE TIENE EL PUENTE Y HASTA LA FECHA NINGUN GOBIERNO LE HA HECHO UNA BUENA REPARACION …..04268051612 JOSE FARIA

    Me gusta


  4. Hay otro puente igual en el río Cuyuní, luego de pasar por El Dorado, vía Gran Sabana. También se dice de ese puente que no era para ese río…

    Me gusta


  5. El puente que se encuentra en el río Cuyuní, actualmente, es el que estaba en El Sombrero y que aparece en la foto. El Sombrero fue un enclave fuerte del activismo de Acción Democrática y Marcos Pérez Jiménez, en retaliación, mandó a remover el puente para desmoralizar a los pobladores. Deberían retornarlo a su lugar original.
    Es un puente colgante de un solo canal. Aún se duda sobre la autoría del diseño de Eiffel, pero, aunque no haya sido él, hay que considerar que fue diseñado bajo su concepto canónico, que prevaleció en la Europa finisecular (Siglo XIX).

    Me gusta


  6. Saludos, excelente historia.
    siempre viajo para la zona sur del estado Bolívar y paso al lado de ese puente ya que esta inoperativo y nunca me imaginé que tuviese tantos años. Cuando vuelva a pasar tomaré fotos para que puedan observar el estado de deterioro en que se encuentra.

    Me gusta


  7. Santiago Melgar Contreras es objeto de culto en el cementerio de San Fernando de Apure. Hay un artículo donde se le menciona como asesinado en el gobierno de Pérez Jiménez por conspirar contra el mismo

    Me gusta


  8. Esta Historia es real, aunque tenga detalles, pero el puente fue desmantelado por el Ing. civil, Carlos Eduardo Uzcategui Olivero dueño en aquel entonces del Hato Los Mamones y CEDUCO C.A., y fue quien lo instaló en el Rio Cuyini, esto fue en el 1957 por orden del Gral. Marcos Pérez Jiménez porque consideró que ya estaba obsoleto para el tráfico de la troncal 13 por la afluencia de vehículos pesados, si lo regresan está en duda ya que este puente ha sido solicitado para su devolución por considerarse Patrimonio de la Ciudad de El Sombrero y no hubo ninguna autoridad Gubernamental de la época de los 80 y 90 que aceptara la solicitud. Gracias por la atención.

    Me gusta


  9. que buena historia…quisiera q coloquen mas historias q ocurrieron en epoca de gomez y perez jimenez de mi pueblo de el sombrero…

    Me gusta



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: