h1

La Bigamia de Billo

billo frometa

El 31 de diciembre de 1937 llegó a nuestro país un inquieto joven procedente de Santo Domingo, ciudad capital de la República Dominicana, con algunos semestres en la carrera de medicina pero con la convicción de que su lugar estaba en la música. La Caracas que ese día vieron los ojos de Luis María Frómeta Pereyra era una aldea grande de 200.000 habitantes en la que los lugares para departir en familia o con los amigos estaban dentro del cuadrilátero histórico que nos dejaron los españoles.

Esos sitios eran la cervecería Donzella, de Torre a Principal, el Montmartre de Padre Sierra a Bolsa, el bar La India de Gradillas a Sociedad y el Roof Garden en la esquina de la Torre, sitio donde por cierto se consolidó la carrera musical de ese muchacho que llegaba a nuestro país con muchísimas expectativas.

Mientras estudiaba medicina en su país natal, más por complacer a su padre que por vocación, Luis María Frómeta se ganaba la vida poniendo inyecciones y dando clases de guitarra a domicilio. Un buen día conoció en Santo Domingo al joven venezolano Freddy Coronado quien lo ayudó a obtener trabajo como saxofonista en el teatro Capitolio de aquella ciudad, Coronado luego lo animaría para que formara un grupo al que llamaron “Conjunto Tropical” y con el que Luis María Frómeta, más tarde conocido simplemente como Billo, actuaría en la emisora HIN.

Más adelante Billo y un grupo de compañeros de la universidad fundan la Santo Domingo Jazz Band; al principio la orquesta fue dirigida por su amigo de la infancia Francisco Simó Damirón (otro grande de la música popular) hasta que este decide emigrar a la vecina isla de Puerto Rico; a partir de allí la dirige Luis María y es en ese punto de su vida cuando el joven decide abandonar los estudios para dedicarse de lleno a su verdadera pasión.

Es con la Santo Domingo Jazz Band que Billo comienza a desarrollar un estilo peculiar influenciado por las orquestas de Rafael Muñoz y Casino de la Playa; solo que debido a la crítica situación económica que se vivía en la época la orquesta conseguía muy pocos contratos por lo que sus integrantes sintieron la necesidad de buscar nuevos rumbos; pensaron en la posibilidad de viajar a Venezuela así que Billo consulta con su amigo Freddy Coronado, quien gustoso comienza a hacer gestiones por intermedio de un tío suyo residente en nuestro país. Pasados unos meses reciben la grata noticia de que había una plaza disponible en el Roof Garden y con mucho entusiasmo se disponen a viajar.

Llegan a Venezuela el último día del año 37 para presentarse en aquel prestigioso local donde deciden rebautizar a la orquesta como la Billo´s Happy Boys, tal vez no imaginó Luis María Frómeta que llegaba para quedarse y ganar el corazón de los venezolanos. Por supuesto, no sin antes tener que transitar por el purgatorio de la ambición y la intriga.

billos caracas boys

Dos décadas después encontramos a un consagrado director, cuyas composiciones musicales son las favoritas del público, copando las presentaciones en vivo y con dos flamantes programas: “A Gozar Muchachos” y “Fiesta Fabulosa”, ambos transmitidos por la Radio Caracas. Es ya en esta etapa que le toca a Billo afrontar una cadena de enojosas situaciones que lo llevarían a la cárcel, lo enfrentarían con sus músicos y lo harían salir del país para no tener que, literalmente, morirse de hambre.

Ahora bien, ¿Qué era lo que había pasado para que se desataran todos esos demonios? En la época posterior a su llegada a Venezuela, Billo viaja a la República Dominicana para contraer nupcias con Mercedes Olimpia Senior, hermosa joven quisqueyana hija del venezolano Juan Agustín Senior; lamentablemente la pareja no funcionó y con el tiempo opta por separarse. El 31 de mayo de 1944 Billo otorga un poder a su padre, el licenciado en Derecho José María Frómeta para que lo representara en el juicio de divorcio que intentó ante los tribunales de República Dominicana. La demanda fue admitida y la disolución del matrimonio ejecutada de tal forma que para 1946 Billo tenía en su poder la sentencia de divorcio.

Tiempo más tarde Billo decide fundar una nueva familia, esta vez con la venezolana Haydée Grillo Rodríguez, cosa que hace por todo lo alto, tanto por la iglesia como por lo civil; la pareja vive años felices y tranquilos hasta que a mediados de 1956 estalla una bomba: Mercedes Olimpia Senior, ex conyugue del músico lo demanda ante los tribunales venezolanos por el delito de bigamia, asistida por el Dr. José Ramón Berrizbeitia.

La causa es atendida en primera instancia por el Juez 4to penal José Jiménez Anzola quien la desestima afirmando que no existía infracción alguna por cuanto no hubo en el acusado intención delictuosa con su segundo matrimonio ya que tenía en sus manos la sentencia de divorcio dictada en Santo Domingo. Esta decisión es impugnada por la parte acusadora alegando que los tribunales dominicanos no tenían jurisdicción sobre el divorcio debido a que según las leyes de Venezuela la señora Mercedes Senior al ser hija de un venezolano, portaba esa nacionalidad y que la demanda de divorcio se manejó desde nuestro país con el poder otorgado por Billo a su padre; según este alegato el divorcio emitido en República Dominicana era nulo y procedía la demanda por bigamia.

billo frometa rafael naranjo ostty

Estando en conocimiento de que ese iba a ser el paso dado por la acusación, el abogado defensor, Dr. Rafael Naranjo Ostty solicitó previamente ante la Corte Federal de Justicia un “exequátur”, es decir la verificación de la sentencia judicial producida en Santo Domingo para establecer si podía ser homologada por los tribunales venezolanos.

El caso es pasado al Juez Superior 1ro en lo Penal, Dr. Ulises Picón quien revoca la decisión anterior y dicta auto de detención contra el músico el miércoles 8 de noviembre de 1956. Como la decisión fue tomada por una instancia superior no había ya lugar a apelaciones por lo que Luis María Frómeta “Billo”, ahora debía prepararse para pasar las navidades en la Cárcel Modelo de Caracas.

El 24 de enero de 1957 el Fiscal 5to Guillermo Tell Peña presenta ante el juez un escrito en el que pide tres años de prisión para Billo invocando el artículo 402 del Código Penal y declarándolo reo voluntario de bigamia, este escrito sería contestado por la defensa en una memorable audiencia llevada a cabo el día 31 de enero en la sede del tribunal ubicado en el edificio Gradillas.

Aquel día, según describen los diarios de la época, una multitud se agolpó en las afueras del tribunal esperando el momento en el que el músico fuese conducido al mismo bajo custodia policial; al verlo lo saludaban a voz de cuello y se quedaron allí a esperar que concluyera el acto. Dentro del recinto la situación no era distinta; la sala rebosaba con la presencia de músicos, locutores, periodistas, familiares y amigos de Billo. En un ángulo de la habitación estaba la demandante Mercedes Olimpia Senior con su abogado y un poco más allá el Fiscal Guillermo Tell.

Al comenzar oficialmente la audiencia el Dr. Rafael Naranjo Ostty dio lectura a 19 cuartillas con las que daba respuesta al escrito fiscal. A lo largo de hora y media rebatió las acusaciones expuestas en el documento reprochándolo por estar impregnado de intolerancia religiosa, pues el Fiscal Guillermo Tell afirmaba en el mismo que una prueba indudable de la intención de fraude por parte del demandado estaba en el hecho de haberse casado dos veces por la iglesia, engañando de manera vil tanto a la autoridades eclesiásticas como a una mujer de fe católica (Haydée Grillo Rodríguez), para el abogado defensor esto era absurdo pues Venezuela era un país laico y democrático que garantizaba a sus ciudadanos la plena libertad de conciencia. Así que si bien Billo había cometido un pecado al casarse dos veces por la iglesia, eso no representaba ningún delito. Con relación a la demandante, Rafael Naranjo Ostty afirmó que ella misma había confesado estar divorciada del acusado, por lo que no entendía como era capaz de acusarlo por bigamia, “además – dijo el abogado defensor – tengo en mi poder un documento en el que se revela el estado civil de la señora Mercedes Senior, se trata de un pasaporte con el que salió recientemente de su país, allí aparece como divorciada”- .

billos caracas musica

Unos días después de ese acto, el abogado defensor de Billo solicitó libertad provisional para su cliente alegando que la decisión final del caso estaba en manos del supremo tribunal de la república: La Corte Federal de Justicia, institución que estudiaba la petición de “exequátur”, si esa moción prosperaba ya no habría cuerpo del delito y en caso contrario igualmente ya la causa habría prescrito por lo que no tenía sentido mantener la prisión del acusado.

Finalmente, tal día como hoy, el 26 de febrero de 1957 se le concede a Billo la libertad provisional bajo fianza. Luego de ser huésped involuntario de la cárcel modelo salió de ese recinto en horas de la mañana dirigiéndose de inmediato a su casa en la que fue recibido por su señora madre, su esposa Haydée y sus hijos. Allí en medio de la alegría relató a los periodistas que durante su estadía en la prisión había compuesto una guaracha llamada “Ya salió Julián Pacheco” que era un poco como la historia del proceso que acababa de vivir. Tarareó algunas estrofas al piano y a las 4 de la tarde partió al tribunal a formalizar las garantías de su libertad. Al salir de allí se fue muy contento a la Radio Caracas para retomar la dirección de su orquesta en el programa “A Gozar Muchachos” que se emitía diariamente a las 5. Solo que una nueva y desagradable sorpresa lo esperaba pero dejemos que sea el mismo Billo quien lo cuente.


“Cuando al fin pude recuperar mi libertad ese mismo día me presenté por la tarde en la Radio Caracas al programa que teníamos allí desde hacía 14 años y encontré a todo el mundo con una actitud hostil hacia mi, no me respondieron al saludo pleno de alegría y emoción que le dirigí sino que en ese momento se me enfrentaron diciéndome que ya yo no tenía orquesta y que no tenía nada que buscar allí. Sorprendido y apesadumbrado no me quedó más remedio que retirarme, pero reaccioné rápido y esa misma noche me di a la tarea de reunir y organizar una nueva orquesta con otros músicos”.

La Bigamia de Billo Frometa

Efectivamente, apenas salir Billo de la cárcel estalló una crisis que se venía gestando desde hacía tiempo en la agrupación, algunos de sus músicos y cantantes lo enfrentan agriamente, Billo de inmediato conversa con los patrocinantes de los programas que tenía al aire y les pide tiempo para reorganizar la orquesta, el director de la emisora Amable Espina prefirió mantenerse al margen del conflicto y declaró a la prensa que la relación de Radio Caracas era únicamente con Billo Frómeta y este se encargaba de pagar a los músicos. Estos al verse desplazados acuden al sindicato donde en asamblea extraordinaria se decide declarar persona non grata a Luis María Frómeta, conminando a todos sus asociados a no trabajar para él, so pena de ser expulsados de por vida. Esta decisión obliga a Billo a salir del país hacia Cuba donde se pone en contacto con Bebo Valdez quien le ofrece su orquesta para que pudiera seguir trabajando y como si esto fuera poco un acaudalado hacendado del oriente del país de nombre Julián Pacheco decide demandarlo por daños y perjuicios pues según manifestaba, por culpa de la guaracha que el maestro había compuesto en la cárcel la gente vivía burlándose de él.

Así las cosas Billo se radica en La Habana donde graba temas con Victor Piñero y Alfredo Sadel y se gana la vida trabajando como copista.

Para 1960 la tormenta había amainado y Billo pudo regresar al país debutando con la nueva Billo´s Caracas Boys el 4 de julio de ese año. En la parte vocal se estrenaban dos nuevos valores, Felipe Pirela cantando los boleros y José “Cheo” García al frente de las guarachas.

Muchos años después, el maestro Billo, al que le pondrían el mote de “el novio de Caracas” por las composiciones musicales que dedicó a nuestra ciudad era convocado para que dirigiera a la Orquesta Sinfónica Nacional con un repertorio especial de sus piezas, este era el homenaje que le quería rendir el país al hombre que sin haber nacido acá nos había entregado lo mejor de su vida y de su talento.

La mañana del 27 de abril de 1988 Billo llegó al escenario del Teatro Teresa Carreño para ensayar el programa que se iba a presentar en el homenaje; subió al podio y marcó la entrada, pero las cosas no salían como esperaba, algo no funcionaba, la música sonaba mal. Esto produjo un disgusto al maestro que ya tenía 73 años de una vida agitada y comenzó a sentirse mal, de pronto se desplomó entre violentas convulsiones. Fue auxiliado y llevado a una clínica donde rendiría su último suspiro el día 5 de mayo de 1988.

Cuenta su pianista y compadre, Román Martínez Galindo que al momento en que Billo se desploma, a su lado desde el atril cayó la partitura de la pieza “Epa Isidoro” canción muy querida por el maestro pues la dedicó a su gran amigo Isidoro Cabrera, el último cochero de Caracas, cuando aquel murió en 1967. Era de hecho la única pieza que Luis María Frómeta Pereyra “Billo” cantaba cuando se presentaba en los bailes con su orquesta.

Referencias:

MARTÍNEZ Galindo Román. ¡Epa Isidoro!, confidencias coincidentes con Billo, Vadell Hermanos Editores, Valencia 2001

MARCANO Ángel. Billo Frómeta, biografía musical, Alter Libris ediciones Caracas 1998.

LINARES Carlos Delgado. Billo solamente Billo, Ediciones Namar Caracas 1998.

RODRÍGUEZ Lil, Bailando en la casa del trompo, Fundación Editorial El Perro y la Rana. Caracas 2007.

Véase también El mal rato de Adilia Castillo

Publicado el 26 de febrero de 2011

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

Anuncios

7 comentarios

  1. Excelente crónica Pedro. ¡¡¡Felicitaciones!!! estas haciendo un gran trabajo. Alberto Lewis

    Me gusta


  2. Desconocía esa parte de la historia del Maestro Billo. ¡¡¡Lo que es capaz de hacer la envidia con alguien que se supera!!! Todo lo que Luis Maria Frometa hizo por llegar lejos y el simple hecho de surgir hizo que la Señora Senior (no me queda la menor duda) procediera a demandarlo. Si no hubiera llegado a donde llegó, ni siquiera se hubiera preocupado por la supuesta bigamia. Aunado a ello, los músicos de su orquesta le pagaron mal, dándole la espalda cuando más necesito de ellos. Pero volvió por sus fueros y el tiempo le dio la razón. ¡¡Bravo, Maestro Billo!!

    Me gusta


  3. El título del reportaje hace clara alusión al tema de la bigamia.
    Pero la vida y obra de Billo fue muy amplia, que merece otra sesión.
    Eso sí, tan claro y lleno de detalles como este y todos los que conforman este blog.

    Me gusta


  4. Que suerte de los venezolanos que a Billo se le ocurrió venir a Venezuela; eso nos cambió la forma de vivir porque con su música “única por ese arreglos de cada una de sus piezas” nos impregnó tanto, que se puede decir que más de la mitad de los nacidos en este país somo herederos de canciones de amores, recuerdos de nuestros pasados. ¿Y si al muchacho músico dominicano, se le hubiera ocurrido irse a otra nación?, la respuesta se la dejo a ustedes que leyeron esto; Y a gozar muchachos!

    Me gusta


  5. […] 26 de febrero de 1957. Es concedida la libertad provisional bajo fianza a Billo, luego de haber estado detenido en la cárcel modelo por la acusación de bigamia. Leer más […]

    Me gusta


  6. Excelente crónica, felicitaciones a quienes se interesan por estos magníficos temas que conforman un patrimonio cultural, musical e histórico y que además se encargan de difundir la información. Gracias por brindarnos estos espacios de recuerdos y apreciación de este maestro que nos enseño a bailar y gozar.

    Me gusta



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: