h1

El secuestro de Di Stefano

alfredo di stefano apodo

Cuarenta mil almas colmaban las gradas del estadio Olímpico Universitario la noche del viernes 23 de agosto de 1963.  Los agentes de la policía municipal estaban alertas en medio de aquel cóctel explosivo de calor, multitudes, alcohol y pasión deportiva.

Damián Gaubeka leía complacido los reportes de taquilla; la empresa que representaba invirtió más de un millón doscientos mil bolívares organizando aquella pequeña copa del mundo y la respuesta del público no podía ser mejor. Tres legendarias escuadras se disputaban el campeonato: El Sao Paulo de Brasil, el Oporto de Portugal y el Real Madrid de España. En el partido que se jugó el martes 20 los muchachos del equipo merengue doblegaron a los lusos 2-0; pero aquella noche se presentarían ante el Sao Paulo con una pata coja. Su jugador estrella el argentino-español Alfredo Di Stefano debía conformarse con mirar las acciones desde la banca por estar aquejado de tortícolis y un desgarramiento en el muslo derecho.

La orden del equipo médico era inapelable, esa noche debía descansar y al día siguiente sus lesiones serían evaluadas en el hospital clínico. La ausencia en la cancha de la Saeta Rubia, pareció afectar al equipo español que terminó perdiendo 2-1 ante los cariocas.

La noche había sido de jaleo; algunos hinchas pasados de tragos entraron sin pagar y cuando se les pidió desalojar el área que ocupaban en la tribuna principal desenfundaron armas y se enfrentaron a tiros con la policía. Al final del partido, los jugadores de ambas selecciones fueron sacados del recinto bajo fuertes medidas de seguridad hacia los hoteles en los que estaban hospedados. Los revoltosos pasarían la noche en alguna fría celda y el resto de la fanaticada tenía que esperar hasta el domingo 25 cuando se definiría un nuevo encuentro entre españoles y portugueses.

Los muchachos del Real Madrid fueron alojados en el hotel Potomac, una antigua edificación de estilo Art-deco ubicada en la urbanización San Bernardino, más parecida a una pensión familiar que a un hotel moderno. Al llegar del partido, Alfredo Di Stefano cenó con su compañero y vecino de habitación, el uruguayo José Santamaría. Pasada la medianoche se metió a su cuarto a descansar; por la mañana sería sometido a una cura de ultrasonidos en el hospital universitario. Di Stefano se quedó dormido pensando en su único hijo varón quien cumplía 8 años ese sábado; decidió que luego de salir del hospital iría a comprar algún obsequio para enviárselo.

alfredo Di Stefano secuestro

Genaro Elizabeth y Pedro Gutiérrez, recepcionista y botones respectivamente otearon el reloj por enésima vez; ansiaban que terminara el turno para retirarse a descansar, eran las seis de la mañana; una hora más y serían libres. Afuera la calle estaba desierta, la noche había estado relativamente calmada tomando en cuenta que comenzaba el fin de semana. En ese momento un auto negro con tres hombres a bordo se detuvo frente a la puerta del hotel. Dos de ellos descendieron y entraron a la recepción. Los tipos eran bastante jóvenes y delgados, uno que era más bajo y llevaba gafas oscuras preguntó a quemarropa:

– ¿Dónde esta Di Stefano?

Los empleados del Potomac se miraron extrañados, era como muy temprano para visitas de fanáticos. Al ver el gesto de Gutiérrez y Genaro, el otro individuo sacó una billetera con una placa de metal.

– Somos de la PTJ y por órdenes superiores debemos ver a Di Stefano para una averiguación.

Ante esto el recepcionista tomó el auricular para llamar a Di Stefano a la habitación, pero los hombres lo impidieron diciéndole:

– Déjelo, vamos a subir a decírselo personalmente. Y mirando a Gutiérrez le ordenó:

– ¡Usted, acompáñenos!

El botones no tuvo más remedio que ponerse en camino para guiarlos hasta donde se alojaba el astro del Real Madrid. Uno de los “policías” tocó la puerta; adentro Di Stefano dormitaba aún; al tercer toque abrió para encontrarse con aquella extraña escena. El sujeto que hacía de jefe del grupo sacó la placa nuevamente y le informó al futbolista que eran de la policía judicial y necesitaban que los acompañara.

– Es una simple averiguación, tiene que ver con los desordenes de anoche cuando hubo tiros en el estadio; pero será breve. En 15 minutos ya estará de regreso.

Di Stefano quiso llamar a Muñoz Luzarrera, directivo del club para notificarlo pero los hombres se lo impidieron diciéndole que mejor se aligerara o lo sacarían en pijama del hotel. Di Stefano terminó de vestirse y bajó. Cuando ya salían del hotel, el futbolista en tono de broma les dijo:

– Ustedes si que madrugan

– Nuestra guardia es corrida – le contestó uno.

El que fungía de chofer había movido el auto unos 50 metros más abajo; solo cuando llegaron allí Di Stefano sospechó que aquello no tenía que ver realmente con la policía porque el vehículo no poseía identificación oficial; sin embargo lo abordó y cuando arrancaron, uno de los sujetos le indicó que había sido secuestrado; pero que no se preocupara pues se trataba de una acción política. Al escuchar aquello el deportista quiso oponer resistencia, mas ya era demasiado tarde. Con voz calma le advirtieron que lo mejor para él era que se portara bien. De inmediato le vendaron los ojos con esparadrapos y le colocaron gafas ahumadas y un sombrero.

Mientras esto ocurría, Genaro Elizabeth y Pedro Gutiérrez discutían si debían avisar a la directiva del Real Madrid, al final decidieron dejar tranquilo el asunto, aquello era cosa de la policía y Alfredo Di Stefano era un personaje muy importante como para que le pasara algo. Lo mejor era esperar.

No habían terminado de hablar cuando sonó el teléfono. Genaro corrió a atender y lo que escuchó al otro lado de la línea le heló la sangre. Alguien que se identificaba como militante de una organización clandestina le anunció que Alfredo Di Stefano había sido secuestrado.

– ¡Carajo, Pedro! ¡Secuestraron al hombre! Hay que llamar a los del equipo y a la policía.

El botones se quedó de una pieza, Elizabeth marcó el número de Francisco Moraleja, el delegado en Caracas del Real Madrid.

– ¿Qué dice usted hombre? Fue lo único que atinó a decir Moraleja cuando recibió la llamada del recepcionista; pensó en todo lo que implicaba aquello y se preguntó ¿Cuál sería la intención de secuestrar a Di Stefano?

Pronto lo sabría, en ese mismo momento las redacciones de los principales diarios recibían la candente noticia:

– Buenos días, somos del destacamento César Augusto Ríos de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional. Oiga bien lo que voy a decir porque no voy a repetirlo. Esta mañana a las 6 secuestramos del hotel Potomac al fenómeno futbolístico Alfredo Di Stefano. Pueden decir que se encuentra en perfectas condiciones. Las razones políticas de este hecho las expondremos en su debida oportunidad.

Desde una de las redacciones alcanzaron a preguntar

– ¿Pedirán ustedes rescate o piensan proponer algún canje?

– Después les explicaremos – dijo la voz antes colgar –

alfredo di stéfano

La organización clandestina

Las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) fueron fundadas en 1962 para unificar los esfuerzos militares del Partido Comunista de Venezuela y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria; a lo largo de su existencia se planificaron y llevaron a cabo una cierta cantidad de operaciones propagandísticas; entre las cuales estuvo el secuestro sobre el que escribimos hoy. La ejecución estuvo a cargo del Destacamento César Augusto Ríos, cuya dirección estaba en manos del comandante Gregorio, es decir Luis Correa, el segundo al mando era un joven que para la época dio mucho que hacer a las autoridades, Paúl del Río quien pasó a la historia como Máximo Canales.

Correa actuaba en representación de los comunistas y Canales de los miristas.

La operación llevó el nombre de Julián Grimau, un histórico dirigente comunista español fusilado por orden del dictador Francisco Franco al amanecer del 20 de abril de 1963 y tenía como objetivo protestar contra los gobiernos de Rómulo Betancourt y del mismo Generalísimo.

¿Por qué secuestran a Di Stefano?

Siendo el objetivo de sus operaciones llamar la atención del mundo; la venida a Caracas de Di Stefano con el Real Madrid para participar en aquel campeonato, le vino a los integrantes de las FALN como anillo al dedo.

A pesar de que tenía 37 años cuando fue secuestrado y que ya estaba de retirada, la Saeta Rubia, apodo que le endilgaron en 1947 estando en las filas del River Plate, aún era considerado el mejor jugador del planeta.

Alfredo Di Stefano quien nació en el viejo barrio de Barrancas en la porteña ciudad de Buenos Aires el 4 de julio de 1926 tenía el sino del balompié. Su padre fue uno de los fundadores del River y aunque soñaba con ver a su hijo graduado de ingeniero agrónomo, éste terminó siguiendo sus pasos en el deporte. A los 6 años le regalaron un balón con el que se daba a placer en los ratos de ocio, a los 14 jugaba con el Once y Venceremos, el equipo de su barrio; luego pasó a las filas del Imán donde sus compañeros lo bautizaron Minelita por su estilo de juego parecido al de José Maria Minella, astro de moda del River Plate; en 1943 ingresa en el equipo fundado por su padre y en 1945, con 19 años ostentaba el titulo de Campeón Goleador de Argentina.

En 1946 es cedido por un año al Huracán F.C y al año siguiente de nuevo con el River viaja a Ecuador con motivo del Campeonato Suramericano. En 1949 viaja por primera vez a Europa a jugar un partido a beneficio del Torino.

Ese mismo año ingresa al Millonarios de Colombia, equipo que lo contrata por 17 mil dólares, con ellos permanece 4 años. El asunto de su contratación tuvo matices oscuros debido a que los colombianos crearon el equipo violando las reglas del fútbol internacional. Viene por primera vez a Venezuela en 1952 para jugar una serie contra La Salle, El Botafogo y el Real Madrid. Ese mismo año va a España, donde celebraban los 50 años del equipo merengue; es en aquella oportunidad cuando se menciona por vez primera la posibilidad de su contratación por el Real Madrid.

En 1953 Colombia es obligada a volver al redil de la Confederación Suramericana de Fútbol y las estrellas que había contratado de manera irregular debían retornar a sus equipos o ser traspasados. Alfredo Di Stefano fue transferido por el River Plate al Barcelona; pero ya éste había negociado su ingreso al Real Madrid. Ante esta disyuntiva los clubes tomaron una decisión salomónica: La Saeta Rubia jugaría un año con un club y un año con el otro.

Al final para quedarse en exclusiva con Di Stefano el Real Madrid ofreció 5 millones de pesetas (250 mil dólares de la época). A raíz de su contratación, el club español se alzó 5 veces con la copa de Europa y dos con la Intercontinental.

En 1956 el general Franco le concedió la nacionalidad española y en el 58 fue al mundial en Suecia donde los españoles tuvieron su primera derrota ante los brasileños y el mismo Di Stefano le pasaba el testigo de mejor jugador del mundo al nuevo fenómeno: Edson Arantes Do Nascimento, posteriormente conocido como el Rey Pelé.

En 1960, le fue concedida la Gran Cruz de Isabel la Católica por parte del gobierno de España. Llegó por cuarta vez a Caracas el 17 de agosto de 1963 para participar en aquella pequeña copa.

alfredo Di Stefano

Cuando el auto arrancó, el jefe del grupo ordenó al chofer tomar rumbo a la avenida, en el trayecto Di Stefano trató de zafarse pero sus captores se lo impedían. El futbolista protestó:

– Pero che, si yo no soy político, soy un deportista.

Al rato llegaron hasta una casa donde lo mantuvieron por espacio de una horas, allí le dieron café y jugos. Sus compañeros del Real Madrid amenazaron con retirarse de la copa en protesta por el rapto de su líder; al final a pedido del gobierno de Venezuela decidieron mantenerse en el juego y cumplir con el compromiso del domingo 25 ante el Oporto.

El recién nombrado ministro de Interiores, Manuel Mantilla asignó 8 mil policías para la búsqueda del secuestrado y ofreció rescatarlo en menos de 24 horas. No quiso que la Dirección General de Policía (DIGEPOL) se encargara de las operaciones, prefirió que eso quedara en manos de la PTJ.

A eso de las 8 de la mañana del sábado 24, el futbolista desayunó jamón con huevos, un vaso de leche y un par de naranjas. Luego se sentó a jugar una partida de dominó con sus captores quienes constantemente mantenían comunicación con las agencias internacionales de noticias. En Caracas los allanamientos y las detenciones estaban a la orden del día y en Madrid los medios de comunicación seguían minuto a minuto las incidencias del secuestro.

José Legido masajista del Real Madrid recordó que el jugador debía concurrir ese día al hospital universitario y manifestó ante los periodistas su deseo de atender personalmente a Di Stefano donde lo tuvieran.

– Si esos muchachos van a mantenerlo mucho tiempo con ellos, les pido que me lleven junto a él. Actualmente esta sometido a tratamiento y el no seguirlo puede hacerle mal.

En la tarde del sábado Máximo Canales se puso en contacto con un reportero al que ofreció declaraciones. Según el guerrillero, Alfredo Di Stefano se encontraba perfectamente bien. Dijo que al principio estuvo muy preocupado pero que luego entendió el sentido de la operación y que estimaba que el jugador se hallaba satisfecho del trato recibido.

Luego, ese mismo sábado Di Stefano fue cambiado hacia un lugar más seguro para los guerrilleros. El domingo en la mañana llegó Máximo Canales a relevar a los que se habían quedado el día anterior. En horas de la tarde las agencias transmitieron un recado del futbolista para sus padres y para su esposa:

– Queridos padres, querida Sara. Estoy bien. No me ha faltado nada y me atienden muy bien. Espero verlos pronto. Un fuerte abrazo. Di Stefano

Luego corrió el rumor de que el jugador estrella del Real Madrid sería liberado esa noche antes del partido con el Oporto, tal hecho no se dio. El lunes en la mañana sintió dolores articulares y fue atendido por un médico de la organización clandestina quien le recetó “Sevinol” y puso a su disposición a un masajista.

Alfredo Di Stefano fue finalmente liberado a las 2:45 de la tarde del lunes 26 de agosto de 1963. Sus captores lo llevaron hasta la avenida Libertador y le dejaron instrucciones para que tomara un taxi hasta la embajada de España. Esa noche estando aún cansado, el mejor jugador del planeta recibió a los periodistas en la quinta “La Bermeja” lugar donde funcionaba la sede diplomática para dar los pormenores del secuestro y la liberación.

Parte de guerra final

Luis Correa o comandante Gregorio, quien lideró aquella operación, desarrolló posteriormente una carrera como escritor, guionista y director de cine. Entre sus obras esta la novela testimonial FALN Brigada Uno; en cine coronó trece producciones entre las que destacan Se llamaba SN y Ledezma: El caso Mamera. Falleció el 25 de marzo de 2010.

Paúl del Río o Máximo Canales, de padres españoles republicanos nació en La Habana en 1943, llegó con su familia a Caracas un año después. A los 20 años ingresó en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria donde se convirtió en un guerrillero legendario. Tenía el dibujo como afición y con ellos ilustraba las publicaciones clandestinas de su organización. Años después estando preso en la cárcel Modelo de Caracas, lo animaron a participar en una exposición de la galería Viva México; la misma fue un éxito de crítica y ventas, meses más tarde participó en otra exposición con igual resultado. Hubo una tercera cuando estaba recluido en el cuartel San Carlos y de allí quedó definitivamente enganchado; aunque no le gusta que lo llamen artista plástico porque el término le suena cursi. Su escultura La Mano Mineral preside una plaza frente a la sede de la OPEP en la ciudad de Viena.

Combatió como voluntario contra Somoza en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua. En el año 2005 fue a España para participar como invitado de honor a la premier de la película “Real” en la que se narran cinco grandes momentos en la historia del Real Madrid; uno de ellos fue el secuestro de Di Stefano. El papel de Paúl del Río fue interpretado por el actor venezolano Manuel Escolano. Hoy día Paúl se queja de que los promotores de la película lo engañaron pues en la misma lo presentan como un viejo arrepentido.

Alfredo Di Stefano, En 1966 anunció su retiro de la cancha debido a las constantes molestias por una vieja lesión en la columna, sin embargo siguió vinculado a la práctica del fútbol como entrenador del Boca Juniors, del Valencia, Rayo Vallecano, Sporting de Lisboa, Castellón y el mismo Real Madrid.  Aquel año en su casa de Madrid concedió una entrevista al periodista cubano Raúl Acosta Rubio en la que dejo entrever la posibilidad de abocarse a la crónica deportiva.

En 1989 el semanario “France Football”, lo eligió como “Mejor Jugador de Todos los Tiempos”. En 1990 fue nombrado Asesor de la Presidencia del Real Madrid. Di Stefano está en la lista de los cuatro mejores futbolistas de la historia, junto a Pelé, Maradona y Johan Cruyff. En 2010 el Real Madrid le concedió el premio Alma 2010 por su trayectoria futbolística.

El sábado 5 de julio de 2014, justo cuando salía de celebrar junto a familiares y amigos, su cumpleaños número 88, Alfredo Di Stefano sufrió una parada respiratoria como producto de viejas dolencias cardíacas. El lunes 7 del mismo mes el mundo recibió la mala nueva de su muerte. Honor eterno a la legendaria Saeta Rubia.

alfredo Di Stefano premio alma

Publicado el 14 de octubre de 2011

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

18 comentarios

  1. Increible

    Me gusta


    • muy diferente oír estas declaraciones, quienes estaban comprometidos, la policía el gobierno o los grupos subversivos.

      Me gusta


    • el camarada paúl del rió. viva viva camarada. la causa es la lucha viviremos y venceremos, la historias es por la política. es venezuela chaqueton

      Me gusta


  2. Extraordinaria historia. Muchísimas gracias!!!. Ni tenía idea de q Don Alfredo había vivido una aventura similar a la de Fangio en La Habana.

    Me gusta


  3. Hola amigos, felicitaciones por su excelene blog.

    Me gustaría comentarles que hoy tuve la oportunidad de ver en ESPN un programa sobre este asunto, en donde entrevistaban al mismo Di Stefano y a varios compañeros de plantilla y periodistas.

    Mucho me llama la atención que difiere sustancialmente parte de la crónica elaborada por ustedes con las versiones de los entrevistados. De hecho me llamó mucho la atención el que la Saeta comentó que cuando dió las declaraciones en la sede diplomática española estaba tenso por que en el sitio estaban parte de los mismos secuestradores (disimulados como policias), lo cual lo obligó asegurar que su cautiverio habia sido libre de trauma.

    Los invito a que vean el documental, el cual actualmente estan retransmitiendo.

    Un gran saludo y a la espera de seguir leyendo más de sus crónicas.

    Me gusta


  4. Soy venezolano y no sabia de este acontecimiento tan lamentable a una estrella del futbol, que verguenza para el mundo este hecho

    Me gusta


  5. Muy cierto el comentario anterior, precisamente hoy pude ver ese programa y coincido con el compañero. Realmente es una pena que precisamente Venezuela haya sido el escenario de algo tan vergonzoso. Sin duda este país ha sido un asco en la historia política, es inaceptable que un grupo político mezcle sus patrañas con el deporte para obtener un poco de atención.

    Me gusta


  6. Tambien me entere de este lamentable hecho por ESPN, por el documental que estan retransmitiendo! Lo que no queda claro , es que si los secuestradores pagaron este delito, que por cierto que en paises civilizados es uno de los peores delitos y mas castigados. Venezuela a sido blanco de terroristas desde hace decadas! y actualmente estan invadidos por terroristas.

    Me gusta


  7. Y en junio de 1964, “defenestrado” por el club merengue……

    Me gusta


  8. Que lamentable que mi país sea parte de un capítulo tan oscuro en la vida de este deportista. Tristemente, esos individuos son los que hoy gobiernan VENEZUELA.

    Me gusta


  9. Excelente crónica

    Me gusta


  10. Hola, Buenos días hoy 9 de Julio de 2014 también vi el documental por ESPN y soy venezolano.. no creía que eso había pasado en Venezuela.. Es lamentable y para ser sincero me dio vergüenza cuando vi ese documental.. osea escribo esto y no tengo palabras para escribir. pido disculpas en nombre de Venezuela.

    Me gusta


  11. que bueno este sistema informativo la verdad es fenomenal

    Le gusta a 1 persona


    • Saludos Frank,
      Se bienvenido a Crónicas del Tánatos esperamos que disfrutes de nuestros artículos, los comentarios son un estímulo para nuestra labor. Un abrazo Pedro y Mariana

      Me gusta


  12. […] con ustedes la crónica publicada por el Blog “Crónicas del Tánatos” sobre esos tres días trágicos en la vida de la […]

    Me gusta


  13. Un suceso muy penoso para el país, que una banda de delincuentes-terroristas cometan un grave delito como es la privación ilegítima. Gracias a Dios tuvo un final feliz, el cautivo salió ileso y los terroristas fueron capturados todos. Por cierto el tal Máximo Canales, NO FUE quien realmente ejecutó la operación. Fueron militantes del partido comunista y por cooperación con la gente del MIR, aceptó que canales (Paul del Río) apareciese como jefe de la acción.

    Me gusta


  14. Qué triste, estoy esperando que publiques el caso Anderson Danilo, sería muy interesante todo ese relato…

    Le gusta a 1 persona



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: