h1

El robo al Banco Central

robo al banco central de venezuela

Desde su fundación en septiembre de 1939, el Banco Central de Venezuela ha sido víctima y escenario de dos de los más espectaculares robos de la historia criminal en Venezuela, (uno por ser el más cuantioso de la primera mitad del siglo XX y el otro por ser el primer gran atraco que ocurrió en Caracas) en ambos coincidencialmente actuaron tres hombres y ambos parecieron sacados del guión de una opera bufa. Esta es la historia del primero de esos robos.

Pedro Díaz tuvo que esperar a que el dueño del bar El Malecón sirviera los tragos para hacer la pregunta que tenía atorada en la garganta.

– ¿Estas completamente seguro Manuel? ¿Es dinero lo que trae el Santa Rosa en esas cajas?

– Bueno, por lo menos fue lo que pude averiguar. Lo que viene en las cajas son los billetes que el Banco Central manda a imprimir en el norte; esta vez traen 44 cajas repartidas en dos remesas, la primera viene en el Santa Rosa y la segunda en el Santa Paula, cada caja contiene un buen lote de billetes nuevecitos mi hermano; en todo caso no esta de más probar; si no es lo que pensamos tiramos esa vaina al mar, total ¿qué perderíamos?

– Tienes razón, pero tenemos que planificar bien todo el asunto.

– ¡Claro, chico! – Respondió Manuel – Búscate a Tomás que tiene un bote peñero. Yo voy a estar ese día estibando la carga del vapor a la gabarra. Para no levantar sospechas anótate como avance, así no llama la atención que estés por allí. Cuando la gabarra se acerque a puerto, ustedes deben estar con el bote a la zaga, esperas mi señal para abordar la gabarra y pasamos una de las cajas al bote de Tomás. Lo mejor de todo esto es que la policía no está ni enterada de lo que viene en el vapor, así que no tendremos vigilancia.

– OK Manuel, yo ubico a Tomás y preparo una “concha” para guardar la caja; ojalá estemos en lo cierto, si es así se van a armar tres limpios.

Pedro dejó a Manuel libando una última copa. Cuando salió a la calle sintió que el aire salitroso golpeaba su rostro, miró a los alrededores y encajó el sombrero en el cráneo antes de comenzar a caminar. Esa noche quería celebrar que iba a ser rico.

– Voy a llevar a la negra a Maiquetía – Pensó – En el Paramount están dando Rosa de sangre, al salir del cine hablo con ella ¡si esto se me da, me caso!

El lunes 19 de mayo de 1947, tal como estaba previsto, el vapor Santa Rosa de la “Grace Line” llegaba al puerto de La Guaira, procedente de la ciudad de Nueva York. La embarcación traía sus bodegas cargadas de mercadería seca para los comercios de Caracas y un lote de 26 cajas destinadas al Banco Central de Venezuela. A excepción de Manuel Santana Muñoz a quien conocían en el litoral como “El rey del contrabando”, ninguno de los estibadores conocía el contenido de esos bultos.

Cuando la gabarra se alineó con el barco comenzó la descarga; lo primero que debían bajar eran las 26 cajas; ocupados como estaban ninguno de los obreros notó el bote peñero que se acercaba cauteloso con dos hombres a bordo. Estos eran Pedro Díaz (a) “El remendado” y Tomás Jhonson (a) “Psicología”, dos maleantes que cuando no había nada que robar fingían ser estibador uno y pescador el otro. Pedro esperó la señal de Manuel y subió rápido a la gabarra; El rey del contrabando ya había apartado una de las cajas y con ayuda de Pedro la pasó al bote con cuidado de no llamar la atención. Una vez con el botín en su poder psicología y el remendado pusieron proa a una playa cercana. En el trayecto, Pedro casi se infarta cuando vio por una de las hendijas que lo que traía la caja eran billetes de 500 Bolívares. Ay papá – pensó – ¡un enorme y bonito lote de billetes de 500!

Horas más tarde, cuando los empleados de aduana terminaron de recibir las cajas, notaron que de las 26 que debían llegar ese día solo había 25. Intercambiaron impresiones sobre lo que podía haber sucedido y uno de ellos concluyó que tal vez la caja que faltaba venía en el vapor santa Paula cuya llegada estaba programada para el miércoles. Les era imposible consultar con la tripulación del Santa Rosa pues apenas terminar de descargar tomó rumbo al austral puerto de Buenos Aires.

– Esperemos al Santa Paula, seguramente allí viene esa caja.

Ordenaron a los estibadores que llevaran las 25 cajas al almacén de la estación norte y se dispusieron a recibir la mercadería. ¡Había mucho trabajo esa mañana como para estar pendiente de una cajita!

Esa noche los tres hombres celebraron de lo lindo en una casucha enclavada en los cerros que miran al mar Caribe; hasta allí habían llevado la caja robada. Antes de abrir la caja Manuel contó a sus cómplices lo que había pasado después del robo.

– Los de aduana no sospecharon, decidieron esperar hasta pasado mañana la llegada del otro vapor que trae las 18 cajas restantes – explicó Manuel mientras Tomás improvisaba un gancho para abrir el bulto – Piensan que allí debe venir la caja que faltaba hoy.

– Perfecto – terció Pedro- ahora veamos cuanto tenemos aquí.

Cuando lograron abrir el paquete, pudieron ver una gran cantidad de billetes perfectamente apilados. No cabían de gozo cuando al terminar el conteo supieron que eran dueños y señores de 20.000 billetes de 500 ó lo que es lo mismo diez refulgentes millones de bolívares. Los tres reían, bailaban y se abrazaban al saber que se habían hecho millonarios de un modo tan fácil.

Pero tenían un problema: Al ser billetes de alta denominación ¿cómo podían pasarlos sin levantar sospechas? A Pedro se le ocurrió que podían intentar al día siguiente en el comercio local, aquella idea fracasó porque ningún comerciante aceptó los billetes pues temían que fuesen falsos, tendrían que buscar otro modo.

El miércoles 21 de mayo los funcionarios de aduana supieron que la caja había sido robada; el vapor Santa Paula solo traía las 18 cajas pautadas desde el inicio. Decidieron dar parte a las autoridades y preparar un listado de los estibadores y avances que trabajaron el día lunes. Esa mañana el Sr. J.M. Herrera Mendoza, Presidente del Banco Central de Venezuela recibió en su despacho la noticia del extravío y de inmediato se comunicó con Jorge Maldonado Parilli, jefe de la Oficina de Investigaciones Criminológicas quien personalmente dirigió la comisión encargada de las pesquisas. El mismo día Manuel Santana Muñoz el rey del contrabando, le echó un balde de agua fría a su amigo Pedro Díaz.

– Oiga compadre – dijo señalando uno de los billetes – estos bichos no sirven.

– ¿Cómo que no sirven?

– Mírelo, no están firmados ni tienen la fecha de puesta en circulación.

– ¡Carajo! Es verdad. Así no nos sirven.

Pedro quedó pensativo un instante y de pronto su rostro se iluminó

– Tranquilo, Manuel, la solución está en conseguir un buen falsificador colombiano, déjame ver si logró ubicar uno. Dame chance, busca a Tomás y dile que nos vemos mañana temprano en el rancho.

banco central

A esa misma hora en Caracas el Presidente del Banco Central leía ante los reporteros reunidos en su oficina un comunicado especial:

“El Banco Central de Venezuela cumple con participar al comercio, a la banca y al público en general el extravío de 20.000 billetes de Bs. 500 que alcanzan la suma de Bs. 10.000.000 (diez millones).

En un barco de la Grace Line venían con destino al Banco Central, enviados por la American Bank Note Company de Nueva York, un lote de bultos conteniendo billetes de banco, el buque en cuestión dejó su mercancía en los muelles, y cuando se efectuaba el recibimiento se pudo constatar el extravío de uno de los bultos. Entre los billetes extraviados está comprendida la serie del A480.001 al A500.000. Las piezas extraviadas son de color rosado oscuro, no tienen firma alguna y carecen de la fecha de emisión que se estampa cuando el directorio acuerda lanzarlos al mercado.

La directiva del Banco Central de Venezuela acuerda declarar anulada tal serie y hará circular profusamente cárteles que deberán ser colocados de forma visible en todos los institutos bancarios y casas de comercio de importancia. ”

Así las cosas, nuestros muchachos no tenían en su poder sino un enorme y pesado lote de esqueletos de billetes sin valor nominal alguno y siguiéndoles los pasos de muy cerca estaban los sabuesos de la Oficina de Investigaciones Criminológicas. En las horas que llevaban en el puerto de La Guaira, Maldonado Parilli y sus hombres habían interrogado y descartado a todos los obreros que ayudaron a descargar el vapor Santa Rosa, solo les faltaban dos de la lista: Manuel Santana Muñoz y Pedro Díaz, quienes de inmediato se hicieron sospechosos por sus antecedentes delictivos. Éstos, caídos de la mata como eran igual se reunieron el jueves en la mañana en la concha donde tenían el bulto con los billetes robados.

Pedro no traía buenas noticias, del falsificador nada. Luego de discutirlo un rato, los hombres decidieron repartir el botín y separarse, Tomás y Pedro tomaron cada uno 2.500.000 y Manuel se quedó con los cinco millones restantes, de él había sido la idea, por tanto le tocaba la mayor parte.

Al salir de la casucha, el remendado decidió poner en práctica una idea que se le había ocurrido. Se llegó a la agencia local del Banco de Venezuela y pidió ser atendido por el cajero principal. El funcionario de nombre Héctor Párraga acudió al llamado y Pedro sin mediar explicaciones le propuso de inmediato que lo haría rico si le cambiaba un lote grande de billetes de 500 que traía consigo. El cajero principal miró los billetes y le pidió que lo esperase un momento. Pedro Díaz cayó en cuenta de que el hombre iba a denunciarlo y salió corriendo de la agencia bancaria.

Luego de deambular un buen rato, Pedro Díaz el remendado resolvió que lo mejor que podía hacer en aquel momento era distraerse, necesitaba pensar con claridad y así con los nervios de punta no podía. – Voy a buscar a la negra para que salgamos a divertirnos un rato – pensó – luego veo que hago.

El jueves en la noche Pedro y su novia entraron a un night club en Naiguatá, allí comieron, bebieron y bailaron, la chica emocionada no podía creer lo que pasaba. Su amado jamás había gastado dinero como aquella noche. Pedro parecía un pachá, ordenaba comida y licores a diestra y siniestra. Al final de la velada el hombre pagó con uno de los billetes de 500 y salió del lugar. El cajero notó que el billete era de la serie solicitada por la policía, de inmediato llamó y al poco rato llegó una comisión. A Pedro y su novia se los había tragado la noche pero ya contaban con varias pistas para encontrarlos, alguien que estaba en el local conocía a la mujer y suministró los datos necesarios para su captura. Ese mismo día habían interrogado al cajero principal del Banco de Venezuela y las características que señaló del sujeto que lo abordó coincidían plenamente con las de Pedro Díaz, el lazo se estaba cerrando.

robos a bancos en venezuela

Cuando la novia del remendado llegó a su casa el viernes por la mañana, se encontró con una desagradable sorpresa, un par de policías le cerró el paso, cuando le dijeron que estaba detenida la pobre muchacha no sabía bien qué pasaba; trató de protestar pero fue en vano. – Calle y súbase a la patrulla – le ordenaron los agentes con cara de pocos amigos. Ese mismo día la policía local capturó a un hombre llamado Alejandro Lampe cuando trataba de pasar uno de los billetes, resultó que aquel billete se lo había dado Pedro la noche anterior.

El día sábado no habían logrado aprehender ni a Pedro ni a sus cómplices, éste quien no sabía que su novia estaba detenida fue a esconderse en la casa de aquella. Al llegar al sitio y ver que la mujer no estaba, usó la copia de la llave que tenía y entró.

– Voy a esperarla – se dijo a sí mismo – Debe estar haciendo alguna diligencia.

El mismo sábado en la noche, cansado de buscar, uno de los policías tuvo la idea de revisar el número 18 de Tres Lunas y Blandín, la casa donde detuvieron a la chica, allí cómodamente instalado consiguieron a Pedro. El hombre no opuso resistencia, interrogado en la sede policial reveló todo el plan y delató a sus compañeros.

Cuando la comisión policial llegó al sitio donde estaba Tomás Jhonson lo encontró maldiciendo y quemando los billetes y lo llevaron a hacerle compañía a Pedro. Se había recuperado la mitad de lo robado, solo faltaba una detención y el resto del dinero.

Con los diligentes datos aportados por el remendado y psicología los detectives de la Oficina de Investigaciones Criminológicas lograron la captura de Manuel Santana Muñoz y la recuperación de los 5 millones de bolívares que faltaban.

El domingo 25 de mayo de 1947, el trío de hampones vería por última vez en mucho tiempo el golpetear de las olas contra la pedregosa costa de La Guaira, en la patrulla que los llevaba a Caracas pensaban en la temporada que les esperaba en la Cárcel Modelo.

Su sueño de ser millonarios se había esfumado.

Publicado el 7 de abril de 2012

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

Anuncios

16 comentarios

  1. Já, que buena historia, no la conocía hasta hoy. Gracias Pedro, te felicito.

    Me gusta


  2. que buena historia, y esto demuestra que la ignorancia te lleva a la muerte. gracias por la historia

    Me gusta


  3. Excelente como siempre!! Reitero mis felicitaciones..Bendiciones

    Me gusta


    • Saludos Elimar,
      Gracias por tus bendiciones son una corriente de energía positiva para nosotros, para nuestro trabajo. Se siempre bienvenida a Crónicas del Tánatos, un abrazo.

      Me gusta


  4. yo los metiera presos no por ladrones sino por brutos e ingenuos…

    Me gusta


  5. Hallé esta página web hace dos semanas y aquí estoy de nuevo.
    Me gusta

    Me gusta


  6. digno de una pelicula al estilo holliwood, que trio tan inocente, igualitos a los de ahora.
    me gustaria saber mas de ellos cuanto les hecharon cuando murieron y todo lo demas

    Me gusta


    • Saludos Linder,
      En ocasiones es difícil por el momento histórico conseguir más datos sobre los protagonistas, pero como estamos investigando continuamente al encontrar nuevos datos complementamos los temas. Gracias por tus comentarios y te invitamos a seguir leyendo los diferentes artículos. Un abrazo

      Me gusta


  7. Los felicito de verdad. Yo creo, sin exagerar, que es lo mejor que he leído a través de internet. Amo los libros y las historias. Sigan,por favor,agregando nuevas historias,que no solo entretienen sino que no refrescan la mente y nos permiten conocer los crímenes y sucesos que pasan en nuestro país, a fondo. Gracias por tan excelente trabajo. Deberían publicar libros al respecto.

    Me gusta


  8. Excelente historia, pobres ladrones lo que hicieron fue el papelote. lo que fácil llega fácil se va.

    Me gusta


  9. Saludos, que casualidad mi hermano trabaja en el BCV en el área de seguridad y se llama Pedro Diaz.

    Me gusta


  10. Muy buena historia, un robo casi limpio, pero la justicia les llegó, por querer ser ricos y no ser conformes con lo que Dios le dio a cada hombre “honradez”. Imaginó que en esos tiempos era difícil que cualquier cristiano tuviera en su poder un billete de tan alta denominación.

    Me gusta


  11. Los felicito de nuevo por tan fascinante historia de la vida real. ¿tienen publicado el otro robo, aquí comentado?

    Me gusta



¿Y tú que opinas de este tema?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: