El caso Biaggi

Caso sacerdote Biaggi

Nemo reus, nisi probetur

Ciudad Bolívar, madrugada del 15 de octubre de 1961

A Lesbia María Biaggi la vida se le fue por un costado; una filosa hoja de acero se hundió entre sus costillas al intentar escapar del animal que la ultrajaba. La sangre que brotó a chorros empapó sabanas y colchón hasta que la chica quedó exánime. Aplacados los instintos, el asesino tomó el puñal y dibujó tres marcas triangulares en los senos muertos.

Como si acabara una tarea noble, se dispuso a disfrutar de un cigarrillo; con la amarillenta luz de la cerilla contempló su obra hasta que la débil llama se extinguió. Al cabo de un rato la colilla fue a dar a un rincón con otras de su mismo tipo; el monstruo se dispuso entonces a bajar el cuerpo para ocultarlo detrás de la cama; pero lo hizo con tal torpeza que se le cayó al piso produciendo un ruido sordo. Temeroso, se ocultó en la penumbra con los sentidos en alerta.

Víctor Silva, vecino de los Biaggi, despertó al oír el golpe. Preocupado corrió a verificar que su vehículo estuviera a salvo; el reloj marcaba las dos y la calle estaba desierta. A lo lejos se oía el estrépito de una partida de dominó; aliviado regresó a la cama, convencido de que su imaginación le había jugado una mala pasada.

El monstruo aguardó con la respiración en vilo y sólo cuando se supo a salvo salió del escondrijo; notó que un líquido viscoso cubría sus manos y por alguna razón, que no se sabrá nunca, fijó las palmas en la pared dejando un nítido par de huellas.

No teniendo más que hacer, abandonó la habitación dejando atrás la escena de uno de los crímenes más impactantes de la crónica negra venezolana. 

Luisa Valdivieso

Catorce horas antes de morir, Lesbia se enfrentó en duelo verbal con Luisa Valdivieso, una antigua amiga suya, quien fue a retarla en pleno almuerzo.

– ¡Dile a Rigoberto que vaya hoy mismo a mi casa!

– Él no tiene nada que ir a buscar allá. Tú y tu mamá viven indisponiéndolo contra mí a punta de chismes…

– Dile que si no pasa, lo va a lamentar– atajó Luisa, antes de retirarse.

Luis Ramón, hermano mayor de Lesbia, la interrogó con mirada severa, obteniendo como respuesta un mohín de disgusto. Aquel comadreo le parecía extraño pues ambas muchachas habían sido siempre muy unidas.

Superada tan desagradable escena, la conversación derivó hacia el compromiso que les esperaba al final de la tarde; el bautizo de la niña Eneida Josefina, hija de los Cuam, familia amiga de los Biaggi. Doña Carmen, la madre, preguntó:

– ¿Sabe Rigoberto a qué hora nos vamos?

Lesbia con gesto preocupado respondió que no había tenido ocasión de notificar a su novio de aquel evento, lo que le ganó una nueva mirada de reproche por parte de su hermano.

Los Biaggi

Tres miembros del clan Biaggi vivían con la madre en Vista Hermosa: Luis Ramón, joven clérigo de rígidas convicciones; Lesbia, aprensiva y propensa al histerismo y Orlando, púber de 11 años, motivo de una disputa familiar por el empeño del cura de que ingresara al seminario.

Sus hermanos Ada, Méricys, Carmen, Nanzo, Frank y Jorge ya no estaban en el nido. Nanzo, recién egresado de la escuela de leyes vivía en Caracas y el padre, divorciado de doña Carmen, había echado raíces en otro lugar.

En septiembre de 1961, cuando su hermana formalizó compromiso con Rigoberto Franceschi, Luis Ramón le hizo abandonar el trabajo pues según el código social de la época, la mujer se debía a su esposo por lo que debía centrarse en aprender los oficios del hogar.  

El sábado 14, tal vez fuera el último día que Lesbia y su madre estuvieran en Ciudad Bolívar, pues Luis Ramón había proyectado enviarlas a Caracas por unos meses, con el fin de ahorrar dinero para construir una nueva casa.

A media tarde, vestidos y listos para irse, miraban impacientes a Lesbia quien no quería salir hasta tanto no llegara su novio; pero a las 4:30, el sacerdote con voz tajante ordenó al grupo abordar el carro pues él era el padrino y no quería ser impuntual.

María Teresa de Cuam recordaría después que los Biaggi pasaron a buscarla y que en alegre grupo llegaron a la iglesia donde tendría lugar el sacramento.  – «Durante la fiesta, una cosa íntima con no más de veinte invitados, el padre se mostró jovial y hasta se permitió algunos chistes».

El novio

Rigoberto Franceschi era siete años menor que Lesbia. Natural de Caripito, llegó a Ciudad Bolívar en 1953 para estudiar el bachillerato; por la época reseñada en esta crónica laboraba en la Corporación Venezolana de Guayana y hacía poco más de un año que conocía a la chica con la que planeaba casarse. En los primeros tiempos de su relación se veían, medio a ocultas, en el porche de la casa hasta que el padre Biaggi molesto por aquella situación que consideraba irregular, advirtió a su madre que si el muchacho no se presentaba formalmente a la familia, él se encargaría de leerle la plantilla.

El último día en la vida de su prometida, el joven llegó media hora después de que ésta saliera. Extrañado al ver que la vivienda estaba sola fue a hacer tiempo en casa de su amigo Armando Balza. Allí estuvo hasta las seis; hora en que regresó para constatar, con impaciencia, que nadie había llegado. No se explicaba dónde podía estar Lesbia, pues no le dijo que saldría. Un chubasco lo retuvo en el porche y al cesar éste se metió con Armando en el bar Vista Hermosa. A las 7:30 pasó por tercera vez, pero al ver desde lejos que el carro no estaba volvió al establecimiento.

Una hora después, achispado y molesto, se presentó en casa de Ada a preguntar por Lesbia. La cuñada le dijo que su hermana estaba en un bautizo y le dio la dirección de los Cuam mientras comentaba ceñuda que Lesbia debía informar de esas cosas a su novio.  

Rigoberto fue a cambiarse y al llegar al sitio de la celebración se mostró ostensiblemente enojado.

– ¿Por qué vienes a una fiesta sin avisarme?

Apenada, su novia explicó que lo estuvo esperando pero por insistencia del cura tuvo que salir antes de que él llegara. Le ofreció un trago que Rigoberto rechazó malhumorado, dirigiéndose esta vez a la suegra.

– Caramba señora Carmen, ya ustedes no me toman en cuenta.

Sentado cerca, el padre Biaggi vigilaba la escena con cara de pocos amigos.

La madre conversó con el joven y las aguas, por lo menos en apariencia, retornaron a su cauce. Un rato más tarde la parejita era la única que bailaba en el pequeño convite.

Luis Biaggi cura

Las últimas horas de Lesbia

Faltando poco para la medianoche el padre Biaggi dispuso el regreso; se hacía tarde y al día siguiente oficiaría misa. Antes de salir, acordaron realizar un paseo dominical al balneario «La Peña», situado cerca de la población de Soledad. La salida sería a las ocho.

En el carro iban doña Carmen, Orlando, Lesbia, Rigoberto y Grecia Ortiz, una de las invitadas al sarao. En medio de la cháchara trivial el cura, mirando por el espejo retrovisor, preguntó a la pareja cómo iban los preparativos de la boda. Rigoberto tomando a Lesbia de las manos anunció que habían fijado fecha para el 10 de diciembre.

Tras dejar a Grecia y a Rigoberto, los Biaggi enfilaron hacia su casa. Una compungida Carmen Tapia, relataría días después a la policía: «Al llegar saqué la llave de mi carrier y abrí; el padre entró primero y se dirigió a su pieza; después entraron Lesbia y Orlando; yo entré de última, dejando la puerta de la calle abierta.»   

Al ver que había agua, Lesbia y su madre salieron al patio para lavar una ropa. «Estuvimos lavando como hasta la una, Luego mi hija se tomó un Ecuanil para irse a dormir; yo aseguré la puerta de la calle con pasador, terminé de llenar un pipote, regué las matas y antes de acostarme pasé a preguntarle que si iba a dormir con la ventana cerrada y ella me respondió que así lo haría.»

Ya acostada oyó las animadas voces de vecinos que regresaban de un festejo; después no sintió más nada.

Los esposos Ross                       

Vecinos a los Biaggi por el flanco oriental, vivían Amelia y Antonio Ross. Este último era un español exiliado que ejercía la docencia en la Escuela Técnica Industrial, en la que también laboraba el cura. Su mujer, dedicada a los oficios del hogar, había llegado de Chile hacía poco más de un año y desde su estancia en Vista Hermosa protagonizó no pocos altercados con Antonio, quien solía maltratarla física y psicológicamente. Justo a la una de la mañana del sábado 14 de octubre, un día antes del crimen que nos ocupa, Amelia acudió a casa de los Biaggi, gritando histérica que le abrieran la puerta pues su marido estaba ebrio y amenazaba con matarla.

En una ocasión anterior Ross ordenó a la mujer que regresara con su pequeño hijo a Chile, cosa que impidió el padre Biaggi, llevándola donde un abogado para que le asesora sobre la situación legal del infante; provocando en el profesor otro de sus accesos de furia.

La madrugada del 15 de octubre de 1961, Amelia despertó y no vio a su marido en la cama. Lo sintió deambular por la casa e indiferente se volvió a dormir.

El sádico de Vista Hermosa

En los últimos tiempos Vista Hermosa se había convertido en un lugar peligroso, debido a la presencia de un sujeto que por las noches se colaba en las viviendas para abusar sexualmente de las damas. Ante eso, Carmen María Azanza, de 61 años y su joven hija optaron por ir a dormir en otro punto de Ciudad Bolívar.

Cada día regresaban antes del alba para ocuparse de sus respectivas obligaciones; así las hallamos al amanecer del día quince. Eran poco menos de las cinco cuando Carmen María, tras dejar a su hija en casa, salió a buscar a Lesbia para ir de compras; pero al llegar a la esquina se topó con el profesor Antonio Ross quien le dijo que mejor se devolviera porque los Biaggi aún dormían. Las declaraciones de doña Azanza sobre sus movimientos de ese día serían, a futuro, objeto de ásperas controversias.  

Los apuros del cura

El padre Biaggi se levantó pasadas las seis. Al salir al baño pudo ver que doña Carmen y Orlando dormían aún, pues la puerta de su pieza estaba abierta de par en par. Luego de asearse y de regreso al cuarto vio a través de la puerta entornada que la cama de Lesbia estaba vacía. Con prisas se puso la sotana, tomó las llaves del carro y salió; eran las 6:20. La puerta de la calle estaba abierta, sobre ese detalle el presbítero señaló: «A mi me extrañó que la puerta estuviese abierta a esa hora, pero como teníamos que salir temprano de paseo, supuse que mi hermana había ido a hacer diligencias relacionadas con el mismo.»  

Víctor Silva y su mujer vieron salir al sacerdote quien parecía llevar algo en las manos. Según lo declarado por la pareja, Biaggi se notaba muy nervioso, pasó sin saludar y abordó su automóvil al que arrancó sin calentar el motor, cuando se iba estuvo a punto de chocar contra la cerca. Silva, boquiabierto, comentó a María Concepción: « ¡Ese padre está loco!»

Cinco minutos después oyeron un grito desgarrador.

¡Lesbia! ¿Qué te ha pasado?

Carmen Tapia despertó con el familiar zumbido del auto de su hijo; vio la hora, se estiró y salió de la cama. Todavía somnolienta montó agua para el café y una vez que estuvo listo llenó una taza para llevársela a Lesbia. Jamás imaginó que al traspasar el umbral se encontraría con la escena más espantosa de su vida.

Una enorme mancha carmesí teñía las sabanas del lecho vacío y por detrás de éste asomaban los pies de la muchacha; doña Carmen avanzó temblorosa sólo para ver que Lesbia yacía semidesnuda boca arriba entre la cama y la peinadora, con las piernas abiertas y los brazos extendidos; bajo su cabeza y sus partes íntimas abundaba la sangre. Un alarido escalofriante salió de su garganta:

– ¡Lesbia! ¿Qué te han hecho? ¿Qué te ha pasado? ¡Doña Concha por favor venga! ¿Qué le hicieron a mi muchacha?

María Concepción, con el corazón rugiendo en el pecho, corrió donde los Biaggi, sintiendo el frío de la muerte en aquel llamado. Su esposo Víctor quien llegó detrás vio a Carmen inclinada sobre la hija, enloquecida de dolor y pidiendo ayuda para subirla a la cama. Ambos tratando de calmarla, aconsejaron no alterar la escena.

Enseguida entraron Amelia y Antonio Ross. A Orlando lo confinaron en la habitación materna para no enfrentarlo a tan siniestro cuadro. En medio de los nervios evaluaban qué hacer; había que notificar a la policía y dar aviso al padre Biaggi. El profesor Ross salió a buscar al doctor Humberto Bártoli, médico forense de la Policía Técnica Judicial; La vecindad se llenó de fisgones atraídos por la noticia que corría como pólvora encendida.

Habitación de Lesbia Biaggi crimenes famosos Venezuela

¡Padre, en su casa ocurrió una tragedia!

A seis kilómetros de Vista Hermosa y media hora después, el padre Biaggi convocaba al medio centenar de feligreses que había asistido a misa, a una reunión. La vieja capilla de Santa Ana estaba siendo remodelada y necesitaban dotarla de algunas cosas; por lo que se organizaron colectas. La rendición de cuentas de lo recaudado era el punto a tratar ese día.

Estaban enfrascados en la conversación cuando por la puerta cercana al comulgatorio entró, pálido y presuroso, el maestro Félix Rodríguez. El cura lo vio aproximarse y a una señal que aquél le hiciera acudió intrigado. La breve conversación que se dio entre los dos hombres ha navegado por mucho tiempo en la polémica; tomemos por ahora lo apuntado por el Juez de Instrucción Álvaro Natera en sus razonamientos para tomar la primera decisión sobre el caso.

– Padre que vaya urgente a su casa porque ha ocurrido una tragedia.

En la versión del letrado, el sacerdote habría preguntado, de inmediato y con desespero:

– ¿Qué ha pasado con mi hermana?

– Está muerta

Biaggi despojándose de los ornamentos corrió hasta su auto; Félix Rodríguez al verlo tembloroso le quitó las llaves y se ofreció a conducir. Abatido y lloroso, el cura le pidió que lo llevara primero al Palacio Arzobispal, pues necesitaba hablar con monseñor Juan José Bernal.

La escena del crimen

A esa misma hora una comisión de la Policía Técnica Judicial, integrada por el inspector Carlos Guzmán Vera y los detectives César Sterling y José López Macuare, inspeccionaba la escena. Humberto Bártoli, médico forense, examinaba el cuerpo.

Ada fue a casa de su madre y asumió con entereza el manejo de la dolorosa situación; un poco más tarde llegaría el jefe local de la PTJ, Pedro Jesús Díaz Arvelo. Las experticias técnicas y el levantamiento del cadáver debían esperar pues el fotógrafo y los técnicos de laboratorio estaban fuera de la ciudad; mientras tanto se tomaba nota de lo observado.

El cuerpo yacía en posición decúbito supino en medio de un gran charco de sangre; en el tórax se apreciaban cuatro heridas hechas con arma blanca; una de ellas subía varios centímetros por el octavo espacio intercostal provocando la hemorragia mortal; el resto sólo eran punzadas que no llegaron a penetrar la piel de los senos; en la cama se depositó tal cantidad de sangre que traspasó los dos colchones; a los pies del cadáver estaban los restos despedazados de una fotografía; la víctima aprisionaba en su mano derecha cinco cabellos; en el piso podía verse la huella de un pie desnudo y en la pared ubicada a la derecha la impresión perfecta de dos manos ensangrentadas; se colectaron varias colillas de un cigarrillo barato y entre las uñas de la chica había restos de piel. En el cuello podían verse escoriaciones y según declaración de la familia faltaba una cadena de oro que Lesbia siempre llevaba puesta pues era un regalo de su novio; esa cadena le había sido arrancada violentamente. Las primeras personas que entraron al lugar recordaban haber sentido olor a éter y tanto en la habitación de doña Carmen como en la de Lesbia se encontraron motas de algodón.

Según el informe levantado por los detectives no había señales de violencia ni en puertas ni en ventanas.

Algunas vecinas se acercaron a presentar sus respetos y ofrecer ayuda; Ada, con gesto agradecido, les indicaba que esperasen pues hasta que la policía no concluyera su trabajo no se podía hacer gran cosa.

Lesbia, con los ojos aún abiertos, parecía preguntar desde la muerte qué había pasado.

Los pasos del padre Biaggi

El secretario del Palacio Arzobispal informó a Biaggi que monseñor tenía dos días en Puerto Ordaz, así que éste pidió a Félix que lo llevara a la clínica García Parra pues quería llegar a casa con algún médico que revisara a su hermana. El doctor Vinicio Grillet Herrera, quien terminaba su turno, aceptó escoltarlo; este galeno recordaría que en todo el trayecto el cura lloraba histéricamente al hablar de Lesbia, le contó que apenas la noche anterior había anunciado la fecha de la boda. Grillet, que no sabía con claridad qué había pasado con la chica, llegó a la conclusión por el estado del cura de que debía estar muerta.  

Al llegar, una multitud invadía el frente de la casa; Biaggi no quiso de momento bajar del auto así que Grillet entró solo.

Poco después haciendo acopio de valor se acercó a la entrada; varios vecinos acudieron a su encuentro, él aprovechó para preguntar cómo había sido y la respuesta que recibió fue brutal: «La mataron». Biaggi narró para el sumario lo que experimentó en aquel momento:

«Sentí que perdía el ánimo para entrar a ver a mi hermana muerta. Acudí a mi madre que estaba en el porche, donde me detuve un rato.»

Allí lo encontró el doctor Grillet quien se retiraba al ver que su presencia era innecesaria, pues ya había un médico forense en el lugar. Luego de hablar con doña Carmen el padre Biaggi entró a sentarse en la sala y minutos después se acercó a la puerta del cuarto de Lesbia; allí vio a un fotógrafo, al inspector Pedro Díaz Arvelo y al doctor Bártoli; quien al notar su presencia expuso algo desconcertante:  

– En mi opinión la causa de la muerte fue un derrame cerebral.

Biaggi ripostó con extrañeza

– ¿Por qué dice eso si ya me dijeron que la mataron?

Pero el médico, paseándose por el cuarto insistía en la insólita tesis; fue entonces cuando el sacerdote notó las huellas de manos ensangrentadas en la pared y volteando hacia Pedro Díaz exclamó: « ¡Investiguen esas manos!», a lo que el aludido respondió: «No Padre, la mamá del novio nos dice que son de ella.»

«Entonces – narra Biaggi– me retiraron de la puerta y me senté otra vez en la sala; desde donde fui llamado por el doctor Bártoli para mostrarme las heridas que mi hermana tenía en el pecho.»

La vaina de un puñal

Mientras la gente corría nerviosa y desolada por la casa; Orlando encontró en el pasillo, entre la habitación materna y la del cura, la vaina de un puñal confeccionada con un ordinario papel–cartón de color amarillo. El jefe de los detectives la tomó de manos del chico para guardarla en una bolsa; la funda medía 4 centímetros de ancho por 12 de largo; el mismo tamaño del arma que acabó con la vida de Lesbia.

Al ser llamado nuevamente para que viera las heridas propinadas a su hermana, el padre Biaggi no resistió la impresión y cayó desmayado; fue llevado en volandas a su habitación de donde saldría a realizar diligencias una vez que estuvo repuesto.  

Lo primero que hizo fue salir con Víctor Silva para dar aviso a sus hermanos en Caracas; por aquella época la comunicación telefónica de larga distancia era tortuosa, por lo que acudieron a casa de la familia León donde tenían un equipo de radio de onda corta. La infausta noticia la recibió su hermano Nanzo, quien por cierto había desistido de un paseo a la playa por haber pasado la noche en vela a causa de un fuerte malestar estomacal. El sacerdote se dispuso a volver a casa, pero Víctor Silva se había marchado dejándole tirado allí; contrariado comenzó a caminar. En el trayecto vio aproximarse el auto de Rigoberto quien venía acompañado de su madre, la señora Carmen de Franceschi; así que se paró al borde de la carretera creyendo que lo invitarían a subir pero el joven, aún viéndolo, pasó de largo; en ese momento el reloj marcaba las 8:30.  

La sangre de Lesbia

Teresa Bacadares de Gruber entró al número 7 de Vista Hermosa envuelta en el estupor y la tristeza; valoraba a Lesbia como una chica servicial y amable; por lo que la noticia de su asesinato la afligió sinceramente. Quiso verla pero un agente policial que montaba guardia en la puerta impedía el paso, así que luego de ponerse a la orden para lo que hiciera falta, salió a esperar.

A media mañana llegó un coche fúnebre para trasladar el cadáver a la morgue. Teresa acudió solícita cuando Ada pidió ayuda para limpiar a su hermana; con ella entraron Carmen de Franceschi y otra dama; pero una vez que estuvieron en la habitación, Ada sufrió un colapso nervioso que la obligó a salir. Puesta en aquella ingrata tarea se manchó las manos de sangre y al ver que la que había en el cuerpo de Lesbia se había coagulado, dificultando la limpieza, se fue a la cocina a calentar agua.

Un rato después salió a buscar una sabana limpia para envolver el cuerpo, labor en la que no tuvo éxito, finalmente tomó el agua tibia que había sobrado para lavarse las manos y hecho esto se retiró a casa.  

Según lo que declaró después, no regresó donde los Biaggi sino hasta las 4 de la tarde para acompañarlos en el velorio.

Capilla de Santa Ana Ciudad Bolivar caso Biaggi

Una joven nerviosa

Quienes conocieron a Lesbia la describían como una mujer de temperamento cambiante que en ocasiones se mostraba seria e introvertida y en otras sorprendía por su alegría y expansión; lo cierto es que padecía de un desarreglo nervioso que la obligó a buscar tratamiento en Caracas cuando tenía 19 años. Por esa época vivió dos meses en casa de la familia Espinoza en la segunda calle de Sabana del Blanco en La Pastora.

La timidez de Lesbia se acentuaba en presencia de su hermano el sacerdote; hombre dominante y autoritario quien creía que la mujer debía ser tutelada. Doña Carmen Tapia declaró en la PTJ que su hijo maltrataba a Lesbia de palabra y que incluso en una ocasión llegó a abofetearla por desobedecerlo. Cuando la joven fue novia de Cipriano Perpetui, el cura la obligó a romper alegando que ese pretendiente no era más que un simple mecánico y al saber de su compromiso matrimonial con Rigoberto le ordenó renunciar al trabajo que tenía «pues debía aprender los oficios del hogar».

El Dr. Reinaldo Sánchez Gutiérrez, abogado penalista y último patrón de Lesbia contó que ésta era muy nerviosa y tenía temor de su hermano al que se refería siempre como «El cura». Por su parte José Antonio Fernández, secretario de la Cámara de Comercio refirió que cuando le ofreció empleo, Lesbia rechazó la oferta, alegando que al cura no le gustaba que ella trabajara.  

Por su parte María Concepción de Silva afirmó que en una oportunidad doña Carmen se confesó molesta por la actitud de su hijo e inconforme tanto con que obligara a Lesbia a retirarse del trabajo como que pretendiera que Orlando ingresara al seminario. Así las cosas, el cuadro en casa de la familia Biaggi no se presentaba favorable al sacerdote, que en unos días se vería enfrentado a un escandaloso proceso.

La urna blanca

América Oraá supo de la muerte de Lesbia por intermedio de unos vecinos que oyeron la noticia en un extra de la radio local, perpleja se echó encima un trapo negro y salió. Al llegar ya habían retirado el cuerpo; dio el pésame a la familia y se unió al grupo de curiosos que esperaban frente a la casa.

Mucho después vio llegar la carroza fúnebre que traía los restos. Entre los que volvían de la morgue reconoció a la cuñada de Lesbia, Amanda Franceschi. Considerando un deber cristiano mitigar el dolor de la familia, evitándole las penosas tareas vinculadas con la preparación del velatorio, ofreció su ayuda. Primero debían vestir el cadáver; éste que fue traído en una urna de color marrón se cambiaría a una blanca que simbolizaba la pureza y el honor defendido por la joven a costa de su vida.

América y Amanda se encerraron en la sala con otras cinco damas para arreglar a Lesbia; antes de comenzar, la primera puso un pañuelo entre la mandíbula y la parte posterior del cráneo a fin de mantener la boca cerrada; al hacerlo se llenó las manos de liquido sanguinolento y fue a lavárselas; de regreso unió las piernas que permanecían separadas, por efecto del rigor mortis, con una tira blanca que colocó por debajo de las rodillas. Un poco después cuando levantaba el hombro derecho de Lesbia para ceñir la parte trasera del desabillé volvió a mancharse las manos; así que salió otra vez a limpiarse. Una de las señoras alzó el cadáver para ver las heridas y Amanda se acercó curiosa; al tocar el cuerpo, tres dedos de su mano derecha se tiñeron de aquella sangre oscurecida por efectos de la oxidación; así que imitando a América salió a lavarse.

Concluida la piadosa labor, el cuerpo fue metido en el féretro y las puertas se abrieron para dar comienzo al velatorio. América y Amanda se quedaron aquella noche acompañando a los Biaggi.

Totalmente vestida de blanco, Lesbia parecía una virgen vestal reposando en un níveo lecho.

Rasguños en la cara

Cuando Rigoberto llegó a casa de su novia, algo en él llamó la atención: un arañazo cruzaba su rostro; los detectives quisieron saber la razón y se lo llevaron detenido. La madre, sintiendo caer sobre ella la mirada intrigada de los presentes exclamó: « ¡Qué problema! Ahora mi hijo rasguñado desde antier por su hermanita.» 

El muchacho estuvo dos horas rindiendo declaraciones en la delegación de la Policía Técnica Judicial; Pedro Díaz, viéndolo nervioso y abatido, le entregó un cigarrillo al tiempo que le decía con voz sosegada «Despreocúpate, que tú no eres.» Rigoberto que recibió la frase con recelo la comentó con su familia al salir de allí.  

Aparte de aquel corto interrogatorio, al joven sólo le fue extraída una muestra de cabellos y jamás volvió a ser citado de manera oficial.

Otro que amaneció con el rostro marcado fue el profesor Antonio Ross; pero en su caso el asunto no pasó de un enojoso incidente con un alumno que al verlo en clases el lunes le preguntó guasón «Caramba profesor ¿Cómo que lo arañó la mujer? Obteniendo como respuesta una fuerte reprimenda. Otra persona quiso saber qué le había pasado y sólo recibió un seco «Me corte afeitándome.» Mientras que a una tercera le dijo que el arañazo se lo había hecho su mujer. La policía nunca le interrogó sobre ese punto.

Ivonne Amoroso, una sospechosa

A las siete de la mañana del lunes 16 de octubre, América Oraá abrió el ataúd para retirar del cuerpo el pañuelo y la tira blanca; puso ambas cosas en manos de Amanda que se acercó a ver qué hacía; luego, cansada como estaba, se retiró a casa a reponer fuerzas pues quería estar presente en el sepelio. La cuñada de Lesbia dobló cuidadosamente las prendas y fue a buscar un sitio donde guardarlas.

Horas más tarde un nuevo acontecimiento alimentó el interés de los que seguían el caso: Ivonne Amoroso, una menor de 17 años quien en el pasado mantuviera relaciones afectivas con Frank Biaggi, era detenida. La aprehensión se llevó a cabo atendiendo una denuncia de Nanzo quien la acusaba de ser la autora material e intelectual del crimen. Según el joven abogado, Ivonne había querido vengarse de la familia por la burla de la que fue objeto cuando al quedar embarazada de Frank, éste se desentendió diciéndole que no podía tener nada con ella porque ya era casado.

La acusada alegó que de haber querido vengarse lo hubiera hecho cinco meses atrás cuando fue deshonrada y no ahora; igual quedó bajo arresto domiciliario y cada día era llevada a la sala de interrogatorios.

Lesbia Biaggi muerta

Caracas envía refuerzos

El martes 17 de octubre, Honorio Aranguren, director del Instituto de Formación de Detectives de la Policía Técnica Judicial, fue a rendir cuentas ante su jefe Rodolfo Plaza Márquez. En el despacho coincidió con el subdirector Carlos Olivares Bosque.

A poco de comenzar la reunión, la secretaria anunció que Nanzo Biaggi pedía ser recibido; luego de una consulta gestual con sus colegas; Plaza Márquez autorizó la entrada.   

Salvadas las usuales fórmulas de cortesía, Nanzo fue al grano. Venía a expresar su insatisfacción por la manera en que se pesquisaba el asesinato de su hermana. Acusó de incompetencia al inspector Pedro Díaz y solicitó el envío de investigadores experimentados. Plaza Márquez, luego de escuchar los alegatos decidió poner el caso en manos de Olivares y Aranguren; a quienes debían acompañar los inspectores Julio César González y José Gutman.

A mediodía del miércoles 18 este nuevo equipo recibió de manos de Pedro Díaz todas las actuaciones practicadas. Concluido el trámite formal ocurrieron a examinar la escena del crimen. En 1981 con motivo del vigésimo aniversario del asesinato, el profesor Honorio Aranguren recordaría para la prensa lo que hicieron aquel día. Lo primero fue reexaminar puertas y ventanas, hallando imposible que el criminal accediera por ellas pues no tenían marcas de violencia; con ayuda de las fotografías analizaron la posición del cadáver y como los pisos ya habían sido lavados, practicaron la prueba de orientación de Adler para reactivar rastros hematológicos; esa experticia evidenció huellas de pies ensangrentados que iban de la habitación de Lesbia a la del cura; en el pomo de la puerta y en el closet de ese cuarto también había trazas de sangre. En una de las gavetas se halló un par de medias panty y por detrás de un mueble un ejemplar ensangrentado de una novela de Corín Tellado, que después se sabría perteneciente a la occisa. A los detectives les pareció raro que un sacerdote tuviera esas cosas en su habitación. 

En el baño, piso y lavabo mostraban abundantes señales de sangre. Concluida la exploración, Olivares Bosque conversó con Humberto Bártoli quien le comunicó un dato crucial: el asesino padecía de blenorragia.

Olla de grillos

Ciudad Bolívar hervía en rumores; en la propia Vista Hermosa voces apagadas por el susurro señalaban un culpable. «Parece que fue el cura», «Dicen que lo hizo el hermano»; el cotilleo hallaba asidero en algunas publicaciones de prensa que solapadamente implicaban al sacerdote. El miércoles 18, un reportero de «El Luchador» pidió a Pedro Díaz que le confirmara si el padre Biaggi estaba detenido y varios días después, cuando éste fue llamado a declarar, el periódico tituló: «Llegó la hora de la justicia, ya está en poder de la PTJ el asesino.» Por su parte «La República» desplegó reporteros por toda la geografía nacional en busca de personas que pudieran aportar cualquier dato sobre el cura.    

En medio de tal clima Biaggi fue citado para un examen forense. Al llegar a la Inspectoría vio con extrañeza que en vez de ser llevado al consultorio médico se le pasó a la oficina del director. Allí, con Pedro Díaz y varios detectives, esperaba el doctor Humberto Bártoli. Lo instaron a desnudarse por completo, pues querían examinar su cuerpo en busca de arañazos. El sacerdote obedeció con embarazo porque en aquel lugar entraba y salía gente de forma constante.  

El reconocimiento duró horas; se extrajo una muestra de semen para realizar el despistaje de gonorrea; se le practicó una prueba de lavado por frotamiento del pie para determinar si la planta tenía rastros de sangre y se tomaron cabellos de la región temporal para el análisis comparativo con los hallados en manos de la víctima.

Después comenzó un interrogatorio en el que tomó parte activa el médico forense; las preguntas caían como goterones en una tormenta; el cura sudaba; los policías miraban con recelo; el aire cargado de nicotina se hacía irrespirable. A las dos de la tarde Bártoli acercó su rostro al del cura y rasgó con una pregunta la delgada cortina de humo que los separaba.

– Padre, ¿Por qué se mostró perplejo cuando le dije que la muerte parecía producida por un derrame cerebral?

– Porque antes de entrar a mí casa me dijeron que la habían matado.

El médico miró a Pedro Díaz quien soltó con impaciencia.

– ¿Ves lo difícil que es esto? Mejor paramos un rato, necesito un café y una bocanada de aire puro.

Médico y Director abandonaron la oficina para refugiarse en un cafetín de la zona, del que regresaron a los veinte minutos. Al llegar a la delegación encontraron al padre Biaggi con un cuadro de tensión baja. Irritado reclamó a Díaz por el trato recibido y el irrespeto a su condición de sacerdote; lo amenazó con elevar una queja ante el propio ministro de Justicia y llamó a sus hermanos, que esperaban afuera, para que lo sacaran de allí. Cuando el clérigo y su familia se retiraban oyeron a Pedro Díaz farfullar «A ese cura lo hundo.»  

Marcas triangulares

Enterado del incidente, monseñor Bernal envió sendas cartas de reclamo a Pedro Díaz y Humberto Bártoli, éste último respondió la suya en tono conciliador y al día siguiente, viernes 20 de octubre, salió a buscar al padre Biaggi para conversar con él. Cuando lo hacía, Ivonne Amoroso era liberada por no haber pruebas que la vincularan con el homicidio.

El fin de semana se lanzó una batida para capturar a dos ex reclusos de «El Dorado», que merodeaban por Vista Hermosa la noche del crimen. Entre los cuarenta sujetos con ficha policial que cayeron en la red, no estaban los sospechosos; ésos nunca serían detenidos. En los días posteriores se presentaron a declarar varias mujeres que habían sido violadas recientemente; el modus operandi que describieron del asalto al que fueron sometidas era similar al sufrido por la hermana del sacerdote. El sádico las reducía con un puñal, las adormilaba con éter y luego de saciar sus instintos dejaba marcas triangulares en los senos.

La tarde del martes 24 de octubre una aeronave procedente de Caracas tocaba pista en el aeropuerto de Ciudad Bolívar; en ella venían los resultados de la experticia capilar.

Según el informe, preparado por los peritos Leopoldo Osío y Jesús Bustamante, los cinco pelos hallados en la mano derecha de Lesbia pertenecían a un individuo adulto de sexo masculino; cuatro de ellos eran de la región temporal y uno del tórax y lo más importante: guardaban notable semejanza con los extraídos a Luis Ramón Biaggi.

Ese mismo día, pero por la mañana, Pedro Díaz había enviado un oficio al director de la Cárcel Modelo pidiéndole que acondicionara un espacio para recibir al sacerdote. Los bolivarenses de a pie presentían la batahola que estaba por desatarse; el rumor corría por las calles.

El escándalo

A la una de la tarde del miércoles 25, Olivares Bosque y Honorio Aranguren arrestaban al padre Biaggi. Cuando quiso saber las razones de su detención sólo obtuvo un parco «Mire padre, o es usted o sabe quién es.» Al llegar a la Delegación lo encerraron en una oficina y se olvidaron de él por horas. La guardia que pusieron en la puerta rotó varias veces; el detenido solicitó en vano que lo atendieran, hasta que a medianoche agotado por la tensión y el sueño se tumbó a dormitar en una mesa.

En la calle, donde no se sabía con certeza qué pasaba, los rumores estallaban y desaparecían como el trueno; unos afirmaban que el padre Biaggi había sido detenido, cuando disfrazado de mujer, abordaba una chalana para alcanzar la orilla norte del Orinoco; otros aseguraban que estaba recluido en el Palacio Arzobispal con la promesa hecha por monseñor Bernal de excomulgarlo y entregarlo a la policía si en verdad era culpable. Lo cierto era que el religioso se enfrentaba a una dura indagatoria. A las dos de la madrugada del jueves 26, Olivares y Aranguren entraron a despertarlo; el primero leyó un oficio mediante el cual se autorizaba aquel acto desde Caracas.

Biaggi, medio dormido aún, trató de poner atención cuando Olivares expuso los indicios que lo colocaban en el centro de las sospechas: Huellas de pisadas ensangrentadas salían de la habitación de la víctima y llegaban a la suya; el picaporte de su puerta, su closet y el lavamanos tenían rastros de sangre; en su cuarto se halló un par de medias panty y por detrás de uno de sus muebles el ejemplar de una novelita rosa, manchado de sangre; por otro lado llamaba la atención la conducta mostrada la mañana del 15 de octubre; según lo declarado por el matrimonio Silva había salido de casa visiblemente nervioso y sin saludar, arrancando el automóvil en frío y casi chocándolo contra la cerca, llevaba además algo medio oculto en las manos; luego al ser notificado en la iglesia de la tragedia, en lugar de ir directo a su casa se puso a dar vueltas por la ciudad; siendo que al llegar por fin, no quiso entrar de una vez a la habitación de su hermana sino que se quedó fuera de la vivienda por más de una hora, según lo afirmado por otro vecino.

– Además padre – le dijo Olivares Bosque – usted ha sido visto varias veces montando en su carro a las muchachitas del liceo donde da clases.

De algún lugar afuera llegaba el tecleo de una vieja máquina cuando Biaggi, que permanecía sentado con la mirada fija en sus captores, atinó a decir.

– Usted no sabe lo que dice.

– Vamos a dejarnos de tonterías padre; en su habitación hallamos la mordaza.

– ¿Qué mordaza?

– La que utilizó para que su hermana no gritara.

– ¡Dios santo! Yo no sé nada de mordazas.

– Puede decir lo que quiera, a partir de ahora queda usted a la orden del juzgado de instrucción.

– No saben lo que hacen –repitió Biaggi– Cometen un error.

– Es usted un psicópata – le largó con desprecio Olivares antes de retirarse.

Aquella mañana una nota titulada «Identificado el sádico asesino de Guayana» captó el interés de la opinión pública.

Un cura en la Cárcel Modelo

Por medio de un boletín oficial se informó de la detención de un pariente de la joven asesinada y aunque por el secreto sumarial se omitía el nombre, la prensa no dudó en señalar al sacerdote. Al día siguiente grandes fotografías de aquél adornaban titulares del tipo: «El cura identificado como el sádico asesino», «Sacerdote mató a su hermana.»

Radio Bemba, más rápida y eficaz, convocó a centenares de curiosos que se agruparon frente a la sede de la Inspectoría Regional; el ambiente allí era tan diverso, como heterogéneo era el ánimo de la masa congregada; por aquí reclamaban la cabeza del cura, por allá pedían misericordia para el caído. Cada vez llegaba más gente ansiosa por ver de cerca al encausado; a medida que avanzaba el día la multitud aumentaba. Preocupantes rumores viajaban en la niebla ácida de los alientos mezclados; se hablaba de un plan para tomar por asalto el edificio, sacar de allí al monstruo y lincharlo. La Guardia Nacional fue enviada a reforzar la seguridad y a media tarde se supo que el detenido sería trasladado a la Cárcel Modelo de Ciudad Bolívar.

La operación no resultó fácil por la agresividad reinante. Los gritos de la muchedumbre ahogaban las instrucciones de los oficiales. Pedro Díaz y Honorio Aranguren esperaron a que el auto patrulla se aproximara a la puerta para salir con Biaggi. Cuando todo estuvo listo, Díaz lo tomó del brazo y con gesto resuelto abandonó la Inspectoría. La turba aullaba, los insultos llovían, la Guardia luchaba por contener la furia. El sacerdote impertérrito levantó el rostro hacia quienes lo atacaban y alzando la mano derecha impartió una bendición mientras exclamaba.

– ¡Perdónalos Dios mío, que no saben lo que dicen!

Aquello agudizó el malestar y sólo la rápida puesta en marcha de los vehículos evitó una tragedia. Biaggi miraba con tristeza a través de las ventanillas pensando en que muchos de quienes ahora lo embestían, hasta ayer formaban parte de su grey.  

El padre Biaggi preso. Cárcel Modelo de Ciudad Bolívar

Sopa de rumores

Dos días después Olivares y Aranguren recibían en Caracas una fuerte reprimenda. La iglesia puso el grito en el cielo y amenazaba con demandas; sus representantes consideraban que el secreto sumarial había sido violado poniendo con ello en picota el buen nombre de un sacerdote.

En Ciudad Bolívar el padre Biaggi oraba frente a un altar que improvisó en su sitio de reclusión; no estaba precisamente en una celda, el director de la Modelo ordenó que se le arreglara un espacio al lado de la enfermería, donde podía recibir, sin trabas, visitas de familiares y amigos. Algunos periodistas exigían saber la razón de tal privilegio – el lugar de un preso es un calabozo, al lado de otros presos – apostillaban.

El caso Biaggi era una rica veta de material noticioso; la prensa escudriñaba cada ángulo de la historia interrogando a todo aquel que manifestara conocer al sacerdote; por las páginas rojas desfilaron amigos de la infancia, antiguos condiscípulos, parientes perdidos en el espeso follaje del árbol genealógico y hasta el viejo maestro de escuela que le enseñó las primeras letras.

Los periódicos agotaban sus ediciones y cada día ofrecían nuevas historias; el 27 de octubre «El Mundo» y «Clarín» recogían un rumor que corría con fuerza en Ciudad Bolívar según el cual Lesbia y Luis Ramón no eran hermanos carnales; ese runrún dio pábulo a otro de mayor calado: ambos mantenían en secreto relaciones sexuales, hasta que la madrugada del 15 fueron sorprendidos por la madre quien fuera de sí tomó un cuchillo dando muerte a la chica; esta especie se apoyaba a su vez en la supuesta conducta glacial observada en doña Carmen la mañana en que encontró muerta a Lesbia.  

En materia de imagen el presbítero no las tenía todas consigo; mucha gente lo creía sin vocación y algunos profirieron graves acusaciones en su contra; Soledad de Quintero y Eugenia de Sánchez, dos jóvenes señoras del casco central de la ciudad, lo calificaron sin más de mujeriego; Ricardo Espina, recepcionista del Hotel Bolívar, manifestó que su vida privada dejaba mucho que desear y las camareras del mismo hotel indicaron al reportero José Campos Suárez que en más de una ocasión había llevado prostitutas a ese lugar, «Llegaba a altas horas de la noche y salía antes del amanecer para evitar que lo vieran.» El mismo arzobispo recordó que hacía apenas un mes le advirtió que pecaba por inmodestia y que pronto recibiría un latigazo de Dios como castigo.

Biaggi por su parte no se cansaba de repetir que era inocente; así lo dijo a la prensa, a su madre, a su padre, a sus hermanos, a monseñor Bernal y al propio Cardenal José Humberto Quintero. Las palabras «Soy inocente» dejarían pronto de ser la natural retahíla de un sospechoso para convertirse en una causa personal en la que se le iría la vida; y es que en pocas horas el llamado Caso Biaggi experimentaría un prodigioso vuelco.  

Amanda y el pañuelo

El domingo 29 de octubre América Oraá madrugó para buscar la prensa; una vez en casa, provista de una taza de humeante café, paseó la vista por los titulares de última página de cada periódico hasta que el de «La República» acaparó su atención: «Las huellas de sangre condenan al sacerdote». Sus autores, que decían haber tenido acceso al expediente de forma confidencial, exponían uno a uno los indicios y evidencias que llevaron a la detención del padre Biaggi.

A medida que leía, el asombro asaltaba el rostro de América; el artículo hablaba de pisadas que salían del cuarto de Lesbia y terminaban en la sala de baño, en cuyo lavamanos se limpió el asesino; las huellas impregnadas de sangre salían de allí y terminaban en la habitación del cura, en la que también se reactivaron rastros hematológicos; encontrándose además una pieza clave: el pañuelo que el presunto fratricida había empleado para amordazar a su víctima; ese pañuelo estaba en una mesita de noche al lado de su cama.

Con un brillo especial en la mirada, la mujer corrió a mostrar la nota a Teresa de Gruber y Graciela de Ávila, dos de las damas que ayudaron a limpiar el cadáver. Una vez que intercambiaron impresiones fueron a buscar a la única persona que podía dar una respuesta a sus inquietudes.

Amanda Franceschi las vio llegar en desbandada y sin que mediara el saludo la atrapó una pregunta.

– ¿Dónde guardaste el pañuelo que le quitamos a Lesbia? – No sabiendo a qué venía aquello, la joven respondió con ojos intrigados.

– Lo metí en la mesa de noche del cuarto del padre Biaggi.

– ¿Oye, tú fuiste?

– ¿Qué hice? – preguntó nerviosa.

– Toma, lee el periódico.

Al terminar de leer, pudo ver que una de las pruebas que se esgrimían en contra del cura, era el pañuelo que quitaron del rostro de Lesbia y que ella había guardado en la habitación del primero. Miró asombrada a las tres mujeres y preguntó queda.

– ¿Qué hacemos?

Lo que hicieron fue ir al Palacio Arzobispal para poner a monseñor Bernal al corriente de lo que sabían; éste les pidió que lo acompañaran a ver al padre Biaggi y una vez en la cárcel reconstruyeron para él todo lo que hicieron la mañana en que limpiaron y vistieron el cadáver de Lesbia.

Teresa Bacadares recordó que salió a calentar agua para facilitar la limpieza y que en algún momento alguien pidió una sabana para envolver el cuerpo, por lo que ella con las manos llenas de sangre, acudió al cuarto del sacerdote manchando el picaporte y la puerta del closet; que al no encontrar lo que buscaba retornó a la escena del crimen y que al terminar su labor se lavó las manos en el baño.

América contó que uno de los hermanos del cura facilitó un pañuelo pues se necesitaba sostener la mandíbula de la muerta, operación que realizó ella colocando la pieza de tela entre la parte posterior de la cabeza y la quijada; que también ató las piernas con una tira retirando ambas cosas a la mañana siguiente y entregándoselas a Amanda para que las guardara y que como hizo Teresa, también ella fue al baño a lavarse.

Amanda por su parte refirió que por curiosidad tocó las heridas, manchándose tres dedos de su mano derecha por lo que también terminó usando el lavamanos y que a la mañana siguiente América retiró del cuerpo el pañuelo y la tira encargándole que dispusiera de ellos. «Cogí las tales cosas y las fui a guardar al cuarto del padre Biaggi, quien estaba en su cama despierto. Me preguntó qué hacía y le respondí que nada, guardando el pañuelo y la tira en la parte baja de la mesita de noche.»

Biaggi que permanecía mudo esperó el final del relato para pedirles que acudieran a la policía a declarar todo lo que le habían contado. «Esto – dijo convencido – echa por tierra las mal llamadas pruebas infalibles que llevaron a mi detención.» Las tres mujeres, acompañadas por el arzobispo, solicitaron que se les tomara declaración formal cosa que haría el propio Olivares Bosque la mañana del 3 de noviembre de 1961.

La muerte de Pedro Díaz Arvelo

En tiempos de la dictadura Díaz Arvelo trabajó como bombero en Maracay hasta que con la llegada del nuevo régimen pasó a engrosar las filas del naciente Cuerpo Técnico de Policía Judicial; al igual que otros muchos aspirantes tomó el cursillo para formación de detectives que tenía una duración de 6 meses y una vez asimilado consiguió rápidos ascensos que lo llevaron desde la Brigada de Delitos contra las Personas en Barcelona hasta la jefatura de la Inspectoría Regional de Ciudad Bolívar. La tarde del 30 de octubre de 1961 se embarcó con varios colegas en una curiara para ir a investigar el homicidio de un obrero en la mina de diamantes «El Merey» y cuando surcaban de regreso las procelosas aguas del Caroní la rustica embarcación volcó; todos los hombres cayeron al río sin mayores consecuencias salvo Díaz quien estrelló la cabeza contra una piedra. Su cadáver sería hallado 48 horas después; no faltaron sacerdotes que dijeran desde los púlpitos que aquella muerte era un castigo del cielo por atreverse a levantar infundios contra un representante de Dios. Los restos del inspector fueron inhumados en el cementerio de Maracay.

Esperanzas frustradas

El mismo día que el inspector partió al encuentro de la muerte, la prensa anunciaba el regreso de Olivares y Aranguren a Ciudad Bolívar; esta vez los acompañaba el jefe de laboratorios, Dr. González Carrero, quien al llegar afirmó enfático que la PTJ no tenía ninguna duda sobre las pruebas que señalaban al padre Biaggi. La mañana del viernes 3 de noviembre Olivares Bosque tomó declaración a las mujeres que limpiaron y vistieron el cadáver, recogiendo su versión de lo sucedido con las manchas de sangre y la supuesta mordaza. Este hecho reavivó el alicaído ánimo del padre Biaggi quien confiaba en una pronta exoneración, sin saber que le esperaba una desagradable sorpresa.

Cuatro días después el Dr. Álvaro Natera Febres, juez de instrucción de Ciudad Bolívar le dictaba auto de detención; decisión que tomó según sus propias palabras «por haber hallado en el expediente fundados indicios de culpabilidad en contra del sacerdote.»

El acto, que duró unos diez minutos, comenzó a las 4 de la tarde en la enfermería de la Cárcel Modelo y en el mismo estuvieron presentes, además del culpado y el juez, los secretarios del tribunal, el director del penal y Nanzo Biaggi quien había asumido la defensa de su hermano. El clérigo escuchaba con rostro cejijunto la monótona voz del secretario que leía los doce folios del fallo; las aspas asmáticas de un viejo ventilador luchaban en vano contra el pegajoso calor que llenaba el recinto; afuera los periodistas aguardaban impacientes. Concluido el acto se cerraba formalmente la primera etapa del proceso; a partir de ahora el abogado y su cliente tenían acceso al sumario y sin perder tiempo se sentaron a escudriñarlo. Era ya de noche cuando terminaron de leer y tomar notas; los reporteros aletargados en la bochornosa espera se revolvieron en las sillas al ver salir al grupo y aunque el juez y el abogado se mostraron herméticos, el lomito para la contraportada del día siguiente estaba servido: al cura le habían dictado auto de detención.

Monseñor Juan José Bernal Ciudad Bolívar 1961

Anomalías

Veinticuatro horas más tarde dos técnicos de la PTJ se personaron en la Modelo para reseñar al padre Biaggi, éste al terminar el proceso se retiró a orar en su celda y en eso lo encontró el Dr. Cesáreo Espinal Vásquez, a quien había designado para acompañar a su hermano en la defensa. La primera acción de este equipo consistió en apelar el fallo de Natera Febres; recurso que basarían en las inconsistencias detectadas en el sumario y algunas irregularidades observadas en los razonamientos del juez. Aquel día se pudo saber que horas antes de dictar el auto de detención, Natera Febres fue conminado por la Fiscalía a tomar una decisión a favor o en contra del sacerdote pues ya había excedido en varios días el lapso legal para hacerlo. La razón de esa tardanza la develaremos más adelante; por ahora veamos las anomalías del caso Biaggi.

Cuando el cura y su hermano leyeron el expediente instruido por la PTJ, notaron estupefactos que detrás de los cargos parecía esconderse un fraude policial y jurídico. En aquellas tempranas horas no tenían muy claro el porqué de esa actuación pero estaban dispuestos a enfrentarla; lo primero era poner en evidencia las irregularidades, una de ellas era la no consignación en el sumario de varios elementos que aparecieron en la escena del crimen, entre los que se contaban los siguientes: las motas de algodón halladas tanto en el cuarto de la víctima como en el de la madre, y que impregnadas de éter pudieron haber sido usadas por el criminal para narcotizarlas; las colillas de cigarrillo de las que se pudieron tomar huellas dactilares; la fotografía de Jesús Evans, apuesto joven caraqueño amigo de los Biaggi, que estaba despedazada junto al cadáver, fotografía que la occisa guardaba en la gaveta de su mesita de noche; la ausencia de la cadena de oro obsequiada a Lesbia por su novio y las escoriaciones observadas en el cuello de la chica, señal de que le fue arrancada violentamente; la rústica vaina de puñal encontrada por Orlando y que el propio Pedro Díaz tomó de sus manos.

La pregunta lógica es por qué nada de eso se asentó en el expediente, siendo todos elementos de capital interés para la investigación; pero el asunto no para aquí, recuerden nuestros lectores la curiosa escena que se dio entre el sacerdote y Pedro Díaz cuando aquél fue llamado al cuarto de Lesbia. Biaggi notando en la pared claras huellas de manos teñidas de sangre pidió que fueran investigadas, recibiendo como respuesta que no era necesario pues la madre de Rigoberto habría dicho que esas marcas las había dejado ella a primera hora de la mañana cuando entró a ver a su nuera muerta. Sólo que esta señora no llegó a esa casa sino mucho después del cura, pues éste la vio pasar en el auto de Rigoberto cuando regresaba de comunicar por radio la mala nueva a sus hermanos en Caracas; fue extraño además que ambos viéndole andar por la carretera no se detuvieran a darle la cola. Y en todo caso cómo se justifica que un investigador profesional se deje disuadir por cualquier persona que la inste a pasar por alto una pista de tanta importancia.

Otro hecho insólito fue la corta detención del novio, quien lucía un rasguño en la cara cuando se sabía que la víctima había luchado con su asesino, pues entre las uñas se encontraron restos de piel. ¿Por qué se le libera sin más diciéndole además que no se preocupara pues él no era considerado culpable? ¿Cómo podía saberse eso sin someterlo a ninguna experticia forense?

Además de lo referido hasta ahora, está el hecho de que el juez no tomó en cuenta las importantes declaraciones hechas pocos días antes de la sentencia por las mujeres que lavaron y vistieron el cadáver y que daban una explicación plausible a los rastros de sangre hallados en la habitación del padre Biaggi; amén de que aclaraban lo relacionado con la supuesta mordaza.

Otras anormalidades se relacionaban con los exámenes practicados al sacerdote y cuyos resultados tampoco fueron consignados en el sumario; eran estos la ausencia de rasguños en su cuerpo; la prueba de lavado por frotamiento del pie que estableció la ausencia de rastros hematológicos; la comparación fotográfica entre la pisada del sacerdote y la encontrada en el cuarto de su hermana que revelaba una clara diferencia en la morfología de ambos pies y la más importantes de todas: Luis Ramón Biaggi dio negativo para gonorrea.

Sobre este último punto abundó el clérigo en los tres libros que escribió relativos al caso. Narra en ellos que cuando monseñor Bernal reclamó a Pedro Díaz y a Humberto Bártoli, por el trato que le dieron durante el examen forense, el médico fue a buscarlo a la cárcel pública donde Biaggi ejercía de capellán y delante de la trabajadora social, Antonieta Chaparro le dijo, al tiempo que esgrimía un sobre.

– Oye chico me extraña que te quejaras con monseñor, si tú y yo somos amigos. No tienes de qué preocuparte, acá traigo los resultados de tus exámenes médicos y ellos te favorecen porque dieron negativo.

Biaggi le dejo en claro que no sentía ningún temor por esa prueba pues estaba consciente de no padecer ninguna enfermedad de transmisión sexual, dando por terminada la corta entrevista; pero Bártoli luego de reconocer frente a una testigo que el cura no era blenorrágico omitió consignar en el expediente esos resultados y todos los otros que lo favorecían.  Días más tarde el propio Biaggi pidió un nuevo examen para que fuera agregado a su causa.

Para remate, en las consideraciones expuestas por el juez para dictar su fallo se podía ver que algunas declaraciones fueron manipuladas; por ejemplo en relación a cómo se encontraban las ventanas el día de autos, el juez apuntó que según lo dicho por testigos aquéllas estaban cerradas de forma normal cuando en realidad las primeras personas en llegar a la escena declararon que estaban entreabiertas; otro punto cambiado por Natera Febres fue lo dicho por el sacerdote sobre su salida de la casa, señala textualmente el juez: «En su declaración ante la PTJ ratificada en este tribunal, el presbítero Biaggi dice que el domingo 15 de octubre del presente año, al salir muy por la mañanita de su casa hacia la iglesia, encontró la puerta de la calle abierta… Esta declaración contrasta con la de la señora Carmen Azanza de Liccione que unos minutos antes de que el padre saliera de su casa, estuvo a las puertas de la familia Biaggi, en busca de Lesbia, encontrando la puerta de la calle totalmente cerrada.»

La declaración real del padre Biaggi asentada en el expediente es la que sigue: «Me puse mi sotana y salí hacia la puerta de la calle, notando que dicha puerta estaba abierta, eran las seis y veinte minutos de la mañana.» Podrá notar el lector que el declarante fue preciso en la hora y jamás dijo aquello de que salió «muy por la mañanita»; por su parte lo que declaró realmente la testigo Carmen Azanza es que llegó a su casa aproximadamente a las cinco y que luego de dejar allí a su hija se fue a la esquina a ver si veía a Lesbia; siendo falso que haya dicho que llegó donde los Biaggi «unos minutos antes de que el padre saliera.» Se puede ver que entre la llegada de Azanza y la salida del sacerdote medió 1 hora y 20 minutos. Cabe preguntarse qué interés tenía el juez en aminorar ese lapso de tiempo. ¿Quería subrayar acaso una supuesta contradicción entre la puerta que vio abierta el cura y la que vio cerrada Azanza? Sobre este mismo punto es importante recordar que esta señora jamás llegó a casa de los Biaggi pues fue interceptada por el profesor Ross quien le dijo que se devolviera pues la familia aún dormía.  

Esta testigo aclararía después que jamás afirmó ver la puerta ni cerrada ni abierta pues desde el punto donde estaba no podía distinguir nada por sufrir de miopía. De forma extraña Carmen Azanza de Liccione fue sacada de Ciudad Bolívar dos días antes de ser contactada por los abogados de Biaggi. Jamás volvió a ser localizada.

Otro punto adulterado fue el de la reacción del clérigo al recibir la noticia de que en su casa había ocurrido una tragedia. Según lo asentado por el juez, aquél habría preguntado de inmediato y desesperado « ¿Qué pasó con mi hermana?» Veamos cuál fue el diálogo real:

Félix Rodríguez una vez atraída la atención de Biaggi le dijo – «Padre, que vaya urgente a su casa que allá ha sucedido una tragedia» – « ¿Con quién?» – «Con la muchacha de la casa». Despojándose de los ornamentos el sacerdote corrió hasta su auto y ya dentro del mismo fue cuando preguntó – « ¿Qué ha pasado con mi hermana? A lo que le respondió Félix– ¡Está muerta!»

Esta versión de lo conversado es la que estaba asentada en el sumario que estudió Natera Febres; sin embargo al recogerla en sus consideraciones la distorsionó suprimiendo la parte del diálogo en la que el testigo le dice al sacerdote que la tragedia tenía que ver con la muchacha de la casa; y como sabemos la única muchacha que vivía allí era Lesbia de tal manera que resultaba lógico que Biaggi preguntara qué había pasado con su hermana. Más aún, el maestro Félix Rodríguez narró para el expediente que se enteró de lo ocurrido cuando estaba desayunando; su esposa se le acercó alarmada diciéndole que algo grave sucedía en casa de la familia Biaggi; él salió a enterarse y una vez en la calle se topó con la señora Carmen Tapia quien llorando le dijo que su hija estaba muerta. De tal manera que el testigo sabía desde el principio quién había fallecido.

Otra vez nos preguntamos ¿Por qué el juez suprimió detalles tan importantes para la comprensión cabal del caso?

Para finalizar esta parte de la crónica veamos la razón por la que Natera Febres excedió el lapso legal para emitir su fallo; para esto debemos volver sobre la experticia capilar cuyas conclusiones llegaron a Ciudad Bolívar el 24 de octubre de 1961, un día antes de que la PTJ detuviera a Biaggi. Recordemos que en ese informe se decía que de los cinco pelos hallados en la mano derecha de Lesbia, cuatro eran de la región temporal y uno del tórax y que guardaban notable semejanza con los extraídos a Luis Ramón Biaggi. Bien, había un detalle que al principio no se tomó en cuenta: el sospechoso era lampiño; carecía de vellos en el tórax; había un error evidente que podía echar por tierra el fraude. Sobre este punto reflexionó el culpado de esta manera: «Al principio procedieron con tanta ligereza que no se dieron cuenta de que yo no tenía pelos en el pecho y como interesaba presentarme como el criminal había que decir que ese pelo no era del pecho sino del pubis. Fue el mismo juez quien se dio cuenta del error, así que se reelaboró el informe en Caracas y hasta que el mismo no llegó a Ciudad Bolívar, no se decretó la detención.»

Otro punto oscuro en este caso está en el hecho de que en la mañana de ese mismo día 24, cuando todavía no llegaban los resultados del estudio capilar; Pedro Díaz envió un oficio al director de la Cárcel Modelo pidiéndole acondicionar una celda para el padre Biaggi. Si supuestamente aún no se sabía qué conclusiones arrojaba el informe ¿Por qué se hacían arreglos para enviarlo a prisión? Es otra pregunta que debemos hacernos.

Abogado-Sacerdote Luis Ramón Biaggi Tapia

¿Un juez amenazado?

El jueves 9 de noviembre de 1961 los abogados defensores impugnaron el auto de detención y el caso se elevó al Juzgado de Primera Instancia, a cargo del doctor Alcibíades Cárdenas. El día 10 cuando este juez recibía el expediente, una información de origen desconocido cobraba fuerza en la ciudad: el padre Biaggi acosado por la culpa se había quitado la vida disparándose a la cabeza. La especie repetida hasta el hastío colapsó las líneas telefónicas hasta que el propio sacerdote salió a desmentirla.

El lunes 13 los enviados especiales de Últimas Noticias recolectaron para su periódico una información que revestía suma gravedad; personas desconocidas hablaron por teléfono con la esposa del Dr. Cárdenas para transmitirle una amenaza: «Si no ratifica el auto de detención, su vida y la de sus familiares correrán peligro.» Al día siguiente el juez confirmaba en 17 líneas la decisión tomada por Álvaro Natera Febres; sentencia que provocó indignación en los abogados defensores, quienes conocedores de las irregularidades que plagaban el expediente confiaban en que tras un examen concienzudo del mismo, Cárdenas reparara lo hecho por su colega. Siete días después y estando recusado, el juez de Primera Instancia declaró para «La República» que nadie lo había amenazado y que la decisión la había tomado con criterio claro y consciente, apegado a la responsabilidad que su cargo demandaba. El 16 de noviembre, dos días después de que se le ratificara el auto de detención, el padre Biaggi solicitó ante la Sala Político Administrativa de la Corte Suprema de Justicia que su juicio se radicara en Caracas, alegando tener serias dudas sobre la imparcialidad de la administración de justicia en Ciudad Bolívar.

El expediente pasaba ahora a manos del Dr. Pastor Ollarves, titular del Tribunal Superior en lo Penal quien a mediodía del 27 de noviembre confirmó la decisión de Alcibíades Cárdenas. Ollarves desapareció del tribunal apenas tomó la decisión y fue su secretario quien, en clave telegráfica, comunicó los pormenores a la prensa.

El caso Biaggi caía ahora en la tela de araña burocrática del sistema judicial y no saldría de allí en años.

Penitenciaría General de Venezuela

A las once de la noche del martes 30 de enero de 1962, una camioneta panel aguardaba con el motor encendido. Ciudad Bolívar dormía profundamente cuando una sombra se perfiló contra la amarillenta luz que escupía la puerta de la Cárcel Modelo. Eran las siluetas del padre Biaggi y los guardias que lo escoltaban. El sacerdote era trasladado en secreto, medida que se tomó para evitar el tumulto que de seguro se armaría de hacerlo a plena luz. La camioneta tosió asmática cuando el chofer la puso en marcha y no paró hasta llegar al puerto de las chalanas, donde monseñor Bernal esperaba para despedirse de su acólito; era él la única persona que sabía de aquel traslado. ¿Qué había pasado?  

Quince días antes la Corte Suprema de Justicia aprobó la solicitud de erradicación del juicio, ordenando que el mismo fuera llevado por el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Penal del estado Guárico.

Después de recibir la bendición del arzobispo, el acusado se alistó para afrontar el pesado viaje. Las ocho horas de camino transcurrieron entre la charla insustancial de los guardias y las paradas de descanso; cuando el sol comenzaba a calentar entraban al recinto que ha visto pasar a los más famosos personajes de la historia criminal venezolana: la Penitenciaría General de Venezuela.

Violación del secreto sumarial

Entre las numerosas aberraciones de este proceso hay una que por su especial importancia quisimos reseñar aparte: la violación del secreto sumarial.

El caso Biaggi, cuyas pesquisas comenzaron la mañana del 15 de octubre de 1961 no entraría en etapa plenaria sino hasta el 11 de diciembre de ese mismo año. Sin embargo sus detalles fueron de dominio público mucho antes de esa fecha; la información permeó de forma velada pero efectiva apelándose a dos armas: la insinuación y el rumor. Con ellas se fue perfilando en la imaginación popular la idea de que el cura había sido el autor del crimen.

Recordemos que esa especie ya corría por la ciudad el 16 de octubre; día por cierto en que «El Luchador», vespertino local, decía que Rigoberto Franceschi « al parecer no tenía nada que ver con el asesinato». Este mismo diario sugirió días después en la nota titulada «El pueblo de Guayana no perdonará jamás ningún encubrimiento sobre el crimen», que poderosos intereses podrían estar conspirando para que se ocultara la verdad al pueblo. Otros medios de la época ayudaron a que el caldo se espesara, dando cabida en sus páginas a cuanta patraña surgía en el ambiente. Así llegamos al 25 de octubre fecha en la que Olivares Bosque revela en rueda de prensa que se detuvo a un pariente de la víctima y aunque no se dijo el nombre, los medios no dudaron en señalarlo con todas sus letras. ¿Cómo fue posible eso? Jomar, reportero de «El Luchador», cometiendo una infidencia, dio la clave sobre este punto. Al momento de sus declaraciones, Bosque dejó a la vista de los periodistas, como quien no quiere la cosa, parte del sumario.

Posteriormente «La República» publicó los indicios que llevaron a la detención del sacerdote; según confesaron los autores en la misma nota, habían tenido acceso a los detalles del proceso de forma confidencial; pero la tapa del frasco fue la publicación de un serial anónimo llamado « El expediente secreto del padre Biaggi» folletín que prometía revelar punto por punto el contenido del sumario y aunque circuló sin pie de imprenta se supo que su creación fue obra del periodista Oscar Yanes, quien para la época se desempeñaba como adjunto a la presidencia de la Cadena Capriles; la impresión se realizó en los talleres de «Grabados Nacionales», propiedad del editor Miguel Ángel Capriles.  

El padre Biaggi denunció que su expediente fue tergiversado y entregado a la prensa por las mismas autoridades judiciales; en una acción de la que esperaban dos cosas: obtener jugosos beneficios y dejar bien cimentada en la mente del pueblo la idea de su culpabilidad. Del folleto se tiraron seis ediciones, hasta que por reclamo de la iglesia católica se sacó de circulación.

Un largo camino a la libertad

Al procesado se le asignó el dormitorio del capellán como lugar de reclusión, lugar en el que pasaba la mayor parte del tiempo. Su destino estaba ahora en manos de los doctores Manuel Álvarez Amengual, Juez de Primera Instancia en lo Penal y Felipe Antonio Torrence, Fiscal del Ministerio Público del estado Guárico. El 1 de marzo de 1962 la defensa pidió a este último que se abstuviera de formular acusación pues ya se había demostrado suficientemente que las pruebas e indicios presentadas por la PTJ carecían de valor. El fiscal sin embargo siguió adelante y siete meses después realizaría la lectura de cargos.  

El 15 de junio de 1962 un nuevo hecho luctuoso llenaba de dolor a la familia Biaggi; en un frío apartamento caraqueño, al que llegó huyendo del acoso de la prensa, moría Carmen Tapia; según Alejandro Capriles, médico forense del hospital Vargas, la muerte se produjo por infarto al miocardio. A los tres meses del infausto suceso, su hijo publicaba un libro al que llamó « Mi drama, autodefensa »; obra con la que denunció y desmontó las supuestas pruebas que contra él esgrimió la Policía Judicial. « Mi drama, autodefensa » cuya edición estuvo a cargo de «Escuelas Gráficas Salesianas» se vendía a 5,00 bolívares el ejemplar y se esperaba que lo recaudado ayudara a pagar los costes de la defensa; pero apenas un día después de su salida, el diario «Últimas Noticias» comenzó a publicarlo por entregas, sin permiso del autor. Vale acotar acá que con el caso Biaggi los dueños de la Cadena Capriles obtuvieron pingües ganancias, pues aparte de « El expediente secreto del padre Biaggi», editaron una fotonovela y unos poemas apócrifos de Lesbia que aseguraban haber tomado de su diario personal; siendo ya el colmo la publicación no autorizada del libro; eso llevó a que el domingo 30 de septiembre de 1962 la familia Biaggi expresara su protesta por medio de un remitido.

Casi al mismo tiempo que el libro salía de imprenta, el Ministerio Público presentaba un escrito en el que solicitaba para el cura pena de 19 a 24 años y anunciaba que la lectura de cargos se llevaría a efecto el día 2 de octubre. En aquel acto el fiscal repitió sin mucha convicción las acusaciones contenidas en el expediente, acusaciones que fueran rebatidas una a una por el propio sacerdote; quien aprovechó además para dar al juez un ejemplar de su libro. Pasarían 15 meses para que el caso avanzara a una nueva fase, esta vez favorable al encausado. El lunes 20 de enero de 1964 el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal de San Juan de los Morros lo absolvía, pues como tantas veces había repetido Biaggi, en el expediente sólo había presunciones policiales, no se asentaba una sola prueba plena.

Sin embargo el proceso no concluía allí porque el fiscal Felipe Antonio Torrence apeló la decisión; con lo que el expediente subía al Juzgado Superior; tribunal que confirmó la sentencia absolutoria el 29 de julio del mismo año. A partir de ese momento el padre Biaggi quedaba en libertad provisional mientras se decidiera el recurso de casación que introdujo la fiscalía ante la Corte Suprema, alegando que los jueces no habían estudiado con detenimiento las pruebas indiciarias presentadas por la PTJ.

Confinado a la jurisdicción del estado Lara, el clérigo se dedicó a dar clases en la escuela «Sagrado Corazón de Jesús», ubicada en el barrio El Suspiro de Barquisimeto.

Nemo reus, nisi probetur

El miércoles 3 de agosto de 1966 la Sala Accidental Penal de la Corte encontró procedente la denuncia que sobre infracciones de forma hiciera el fiscal Felipe Antonio Torrence y anuló la sentencia absolutoria, ordenando que el Tribunal de Reenvío estudiara las pruebas indiciarias. Esas pruebas eran:

  • Los pelos humanos hallados en las manos de Lesbia Biaggi
  • Pruebas del semen encontrado en la vagina de la víctima
  • Las huellas de sangre y de pies halladas en la habitación

Analizadas como ordenó la Sala Accidental las tales pruebas, el Tribunal de Reenvío emitió sentencia firme el 26 de abril de 1967. Luis Ramón Biaggi Tapia quedaba plenamente absuelto de los delitos que se le imputaban. La decisión se basó en las siguientes conclusiones:

El médico forense César Bello D´Escrivan certificó que en el semen extraído al padre Biaggi no apareció rastro de ningún tipo de germen.

Al usar los expertos, en el informe final, la palabra «presumimos» en relación a que los cabellos encontrados en la mano de la víctima pudieran pertenecer al padre Biaggi denotaba que no tenían seguridad de ello. Los peritos no dijeron que dichos cabellos fueran «idénticos» sino «semejantes», por lo que no se podía demostrar de forma categórica que pertenecieran al indiciado.

En el análisis de esos mismos cabellos, ordenado por la Corte Suprema, se demostró que existía una gran diferencia entre los encontrados en la mano de la víctima con los desprendidos, para el análisis, de los temporales del indiciado.

En un primer momento, los expertos afirmaron que un pelo de los hallados en la mano de la víctima era del tórax y días después dijeron que era del pubis. Al variar de esa manera en una experticia, incurrieron en grave ligereza.

En cuanto a la sangre hallada en sabanas y otras prendas, una testigo afirmó que ella las usó para soportar la cabeza de la víctima mientras se le cambiaba de la urna marrón a la blanca, lo que justificaría que esas prendas, que se aportaron como pruebas contra el sacerdote, estuviesen manchadas de sangre.

No consideró concluyente el informe sobre las huellas de pisadas en la alcoba de la víctima pues no se pudo demostrar a cabalidad que pertenecieran al indiciado. Los técnicos que compararon las fotos de las pisadas con la huella en tinta tomada al pie derecho del sacerdote no dieron una opinión definitiva, sólo se limitaron a decir que «se perecían mucho».

Y por último desechó por «falta de seriedad» el testimonio de Félix Rodríguez Rondón, quien avisó al cura que en su casa había ocurrido una tragedia.

La sentencia reivindicó el principio latino «Nemo reus, nisi probetur», es decir a nadie se le puede acusar sin pruebas; pero una pregunta quedó flotando en el aire…

Padre Biaggi absuelto

¿Quién mató a Lesbia?

Ya sabemos que no pudo ser el padre Biaggi pues a lo que ya presentamos hasta ahora hay que agregar lo que sigue: las medias panty que llamaron la atención de los detectives fueron llevadas al cuarto del cura por su hermana Ada, luego de usarlas para calentar los pies de su madre; la novelita rosa se fue entre las cosas que recogieron al limpiar la habitación de Lesbia ¿Por qué se guardaron esas cosas allí? Las testigos lo explicaron en las declaraciones dadas a la policía; ocurrida la tragedia la única habitación disponible era la del sacerdote, pues a la de doña Carmen nadie quiso llevar nada que pudiera perturbar más sus nervios.

Sobre la actitud del cura al salir de casa la mañana del crimen, calificada de extraña por sus vecinos los Silva, aquél aclaró que no les saludó pues nunca tuvo buenas relaciones con ese matrimonio, además iba apurado porque eran las 6:20 de la mañana y debía oficiar misa a las 6:30 en una iglesia ubicada a 6 kilómetros; y que lo que llevaba en las manos eran las llaves de su vehículo.

En cuanto a la afirmación del profesor Antonio Ross sobre la actitud del cura al llegar a la casa; éste desmintió que se quedara por más de una hora afuera sin querer pasar a la habitación de su hermana. Que lo hizo a escasos minutos de llegar. Para respaldar esa afirmación citó a varios testigos. Calificó de maliciosa la actitud del vecino, con el que estaba en malos términos desde que aconsejó a su mujer, cuando quiso enviarla de regreso a Chile poniendo a un lado la responsabilidad que tenía con su pequeño hijo.    

Luis Ramón Biaggi fue objeto de una conjura para incriminarlo, lo revela la extraña actitud del médico forense, quien en connivencia con los detectives ocultó pruebas que liberaban de responsabilidad al sacerdote; médico que extralimitando sus funciones fungió de interrogador en una sesión que debió ser sólo de experticia. En su segundo libro de defensa llamado «La policía judicial oculta al asesino de Lesbia», Biaggi denuncia que en casa del doctor Humberto Bártoli se realizaron reuniones secretas en las que se conspiraba en su contra y que en dichas reuniones participaba el sacerdote Samuel Pinto Gómez, quien tenía interés en sacarlo de Ciudad Bolívar.

Por otro lado tenemos a Pedro Díaz quien desde el principio obvió importantes elementos que podían llevar a una investigación imparcial, entre los que se cuentan la vaina del puñal; las huellas de manos ensangrentadas que según él se atribuyó la suegra de la víctima, señora que no estuvo presente en la escena del crimen sino hasta media mañana; las colillas de cigarrillo; la foto despedazada y la cadena que fue arrancada del cuello de la occisa.  Se supo además que cuando el fotógrafo de la PTJ entregó las fotos de las huellas plantares halladas en la escena, comparándolas con las de Biaggi, comentó a Pedro Díaz – «Fíjese que diferencia…» y éste le respondió cortante – « ¿Quién le está pidiendo opiniones a usted? ¡Retírese!»

Tenemos además la conducta venal del juez de instrucción, quien no viendo en el expediente verdaderas pruebas llegó al extremo de tergiversar en sus considerandos las declaraciones de los testigos para poder dictar un auto de detención. ¿Y qué decir de las presuntas amenazas recibidas por el juez de primera instancia, llamado a corregir el dislate de su colega? Aunque este magistrado negó actuar bajo coacción, se genera una duda razonable conociendo todo el conjunto de irregularidades que rodearon el caso.

Hay que tomar en cuenta además la violación deliberada del secreto sumarial, falta cometida según denunció la defensa del acusado, con fines de lucro. En el libro «Mi drama, autodefensa», Biaggi revela que a un importante funcionario de los Tribunales de Justicia de Ciudad Bolívar le fueron ofrecidos 2 mil bolívares por una copia del expediente y que quienes hicieron la oferta esperaban obtener jugosas ganancias con su publicación.

¿Por qué sólo se investigó al cura cuando otras personas se perfilaban como sospechosas? Veamos por ejemplo el caso de Rigoberto Franceschi, quien mostró una conducta agresiva porque su prometida no le avisó que iba a una fiesta; recordemos el incidente habido el día anterior al asesinato, entre Luisa Valdivieso y Lesbia quien acusó a la primera de perjudicar con chismes su relación con Rigoberto; recordemos además que entre las cosas halladas en la escena del crimen estaba la foto despedazada de Jesús Evans, apuesto amigo de la familia; foto que la chica guardaba en la gaveta de su mesa de noche, tómese en cuenta que Evans era caraqueño y a esa ciudad se iría a vivir temporalmente Lesbia en una fecha no determinada a partir del 15 de octubre; también está la desaparición de la cadena de oro que el propio Franceschi regalara a su novia y que como se evidenció le fue arrancada del cuello; por último recordemos que este muchacho amaneció rasguñado el día 16 y que la experticia forense demostró que la víctima luchó con su asesino arrancándole pedazos de piel. Rigoberto Franceschi además estuvo bebiendo la tarde del sábado; viendo todo esto es fácil deducir lo que en esas condiciones pudo haber hecho un novio celoso; y aunque nada de lo enumerado lo convertía necesariamente en culpable si lo hacía sospechoso. ¿Por qué razón entonces se le despachó con un «Despreocúpate, que tú no eres.»?

Otro que amaneció rasguñado fue el profesor Antonio Ross, quien pese a eso y a que años atrás se vio involucrado en un caso de violación, jamás fue investigado. Sabemos que este señor era enemigo manifiesto de los Biaggi, en especial del sacerdote, por el apoyo que brindaban a su mujer cuando estando bajo los efectos del alcohol la agredía. Recordemos que por la hora en que Lesbia era asesinada, Amelia despertó y no lo vio en la cama y que en la madrugada le salió al paso a Carmen María Azanza, diciéndole que se devolviera pues los Biaggi aún dormían ¿Qué hacía Ross a esa hora de un día domingo fuera de casa? Como en el caso de Rigoberto, nada de lo anterior lo hacía culpable, pero si este crimen se hubiera pesquisado con el necesario rigor, el profesor Ross habría tenido que contestar unas cuantas preguntas.

Por último tenemos al depravado sexual que azotó Vista Hermosa la época en que asesinaron a Lesbia. Criminal canónico cuyo distintivo eran marcas triangulares en los senos de sus víctimas, marcas que aparecieron en el cadáver de Lesbia y en por lo menos cuatro mujeres violadas antes y después de ella. Veinte años después del crimen, el periodista Ezequiel Díaz Silva, consultó a Carlos Guzmán Vera, uno de los investigadores del caso Biaggi, sobre esa posibilidad y aquél expresó que se había desestimado pues creyeron que esas heridas fueron hechas por el asesino para hacer creer que el autor había sido el sádico. Finalmente, existe la posibilidad de que el asesino ingresara a la vivienda por la puerta principal, sabemos por la declaración de Carmen Tapia, que la misma quedó abierta cuando regresaron de la fiesta. Una vez dentro pudo ocultarse en algún lugar hasta que todos se fueron a dormir.

El sábado 6 de mayo de 1967 se informó a la opinión pública que en unos tres meses, contados a partir de esa fecha, la delegación de la Policía Técnica Judicial de Ciudad Bolívar podría reanudar las pesquisas; cosa que jamás ocurrió, dejando a este espantoso crimen en el limbo de los casos no resueltos. Tal vez ya nunca se pueda responder con certeza quién mató a Lesbia.

Descarga aquí Fotonovela El caso Biaggi

Descarga aquí Las huellas de sangre condenan al sacerdote


Referencias:

Biaggi Tapia, Luis Ramón. «Mi Drama: Autodefensa». Escuelas Gráficas Salesianas, Caracas 1962.

Biaggi Tapia, Luis Ramón. «La Policía Judicial oculta al asesino de Lesbia. Tomo II Autodefensa». Escuelas Gráficas Salesianas, Caracas 1963.

Mármol León, Fermín. «4 Crímenes 4 Poderes». Editorial Fuentes, Caracas 1978.

Biaggi Tapia, Luis Ramón. «5to. Poder: Enjuiciamiento a la oligarquía política» Caracas 1980.

Benarroch Pinto, Isaac. «Yo asistí al Gabinete Capriles (La Cadena por dentro)». Revista Decisión C.A. Caracas S/F

Duque, José Roberto. «Asesinatos que conmovieron a Venezuela». Colección  Ares Nº 40. Serie El Nacional cuenta a Venezuela. Editorial CEC, S.A, Caracas 2002

Rondón, Héctor. «El cura identificado como el sádico asesino». La República Caracas 27 de octubre de 1961.

Rondón, Héctor. «Las huellas de sangre condenan al sacerdote». La República Caracas 29 de octubre de 1961.

Reinoso, Víctor Manuel. « ¿Es inocente el padre Biaggi?» Élite número 1884 páginas 35 a 39. Cadena Capriles. Caracas 4 de noviembre de 1961.

El Expediente Secreto del Padre Biaggi. (Folleto) Cadena Capriles. Publicado por entregas a partir del 23 de enero de 1962.

El caso Biaggi. (Fotonovela) Venezuela Gráfica Cadena Capriles. Publicada por entregas a partir del 6 de febrero de 1962.

Biaggi, Nanzo. «Mi hermano es inocente» Venezuela Gráfica número 541 páginas 12 a 16. Cadena Capriles. Caracas 16 de febrero de 1962.

Herrera, Gustavo. « Absuelto el padre Biaggi y ahora acusa a la PTJ de encubridora de los asesinos de su hermana» La República Caracas 21 de enero de 1964.

Reinoso, Víctor Manuel. « ¿Un crimen perfecto el asesinato de Lesbia Biaggi?» Élite páginas 34 a 39. Cadena Capriles. Caracas 13 de mayo de 1967.

Romero, Pedro Ramón. «El padre Biaggi se confiesa» Élite páginas 12 a 15. Cadena Capriles. Caracas 30 de marzo de 1973.

Norambuena, Hernán. «El asesino de Lesbia Biaggi se halla libre ¿El crimen perfecto?» Élite páginas 64 a 66. Cadena Capriles. Caracas 22 de agosto de 1975.

¿Se sabrá algún día quién mató a Lesbia? Alarma Director José Campos Suárez, Cadena Capriles Año 1 número 42, páginas 4 a 7. Caracas 1978.

Díaz Silva, Ezequiel. «Anda suelto el asesino de la hermana del padre Biaggi». Entrevista al profesor Honorio Aranguren, investigador del caso. El Nacional, página D-6, C.A. Editora El Nacional. Caracas 14 de octubre de 1981.

Díaz Silva, Ezequiel. «El caso Biaggi no se esclareció por mala investigación de la PTJ». Entrevista al comisario Carlos Guzmán Vera, investigador del caso. El Nacional, página D-30, C.A. Editora El Nacional. Caracas 15 de octubre de 1981.

Aguilera, Pedro Silva. «La policía actuó con negligencia culpable en el caso de mi hermana Lesbia». Entrevista al padre Luis Ramón Biaggi. El Nacional, página D- 17, C.A. Editora El Nacional. Caracas 6 de noviembre de 1981.

Prensa consultada:

Últimas Noticias, El Mundo, El Nacional, El Universal, La República, La Esfera, Clarín y El Luchador, entre octubre de 1961 y noviembre de 1981.


Publicado originalmente el 6 de agosto de 2011

Actualizado el 1 de abril de 2018

©2018 Prohibida la reproducción – Registrado en el SAPI

proyectotrazos@gmail.com

Recuerda dejar tu comentario al final de la página

Compartir este artículo estimula nuestro trabajo

RECOMENDAMOS

4 crimenes 4 poderes 5to poder enjuiciamiento a la oligarquia política

Volver a la Portada del Blog

Síguenos en Twitter

Anuncios

42 comentarios en “El caso Biaggi

  1. Yo leí en una oportunidad un libro llamado: 5to poder, enjuiciamiento a la oligarquía política, en donde el padre se defendía y daba su versión de los hechos, tratando de echar por tierra cada una de las aseveraciones de Fermín Mármol León en el libro 4 crímenes 4 poderes y a la vez haciendo hincapié en que la culpa era del novio de la chica, a quien no habían investigado suficientemente… en fin… que sólo ellos sabrán la verdad.

    Me gusta

  2. Hola. ¡Este caso es realmente impactante!! Yo vivo en Ciudad Bolívar y he visto la casa donde se cometió este horrible crimen y me da terror, Pero está habitada. La gente aquí especula muchísimo y dicen que fue la madre que la mató porque la encontró teniendo relaciones con su hermano de crianza; Yo no sé mucho de este caso pero Dios es el único que sabe quien cometió este horrible acto. Y yo también he escuchado que el padre murió y es falso porque el todavía vive en Los Teques y según palabras de alguien cercano a él, aun llora la muerte de su hermana, porque hasta el sol de hoy él dice que no cometió el crimen. Yo me pregunto, Dios mío ¿Cómo alguien culpable puede negar por años su culpabilidad? Si fuera culpable. ¡Esto es impactante!

    Me gusta

  3. Yo no existía para aquella época pero mi madre si, en cierta ocasión luego de que yo leyera el famoso libro de Sr Mármol León lo comenté con mi madre. Ella me dijo que para aquel entonces se tejieron muchas hipótesis y según la que cobraba más fuerza fue que la Sra. Tapia fue quien mató a Lesbia y se lo confesó al padre como “pecado de confesión” y de allí dicho cura silenció el asesinato de la chica en cuestión. Ahora esto quedó en manos de Dios… sólo el cura y la madre tienen la respuesta del caso. Que sea cierto o no que la señora haya matado a la muchacha no sé… sólo es el comentario que me dijo mi mama en discusión del tema… saludos.

    Me gusta

  4. Esta semana casualmente hablando de su blog con mi suegra, ella me comentó que tenía el libro 4 crimenes 4 poderes, el cual me prestó y leí sin parar el primer capitulo, caso que uds arriba escriben. Debo decirles que me encanta como escriben y han sido fuente de inspiracion para mi esposo y para mi, de tener un blog que podamos alimentar ambos asi como uds esposos lo hacen, no sobre este tópico pero si como actividad en conjunto. Saludos desde Cojedes.

    Me gusta

    • Saludos Damarys,
      Gracias por tus palabras, que bueno lo que nos dices, anímense y escriban su propio espacio, tópicos hay muchos y de seguro encuentran uno que sea de interés mutuo, de seguro les van a gustar mucho todo el proceso para hacer el blog y les va a traer muchas satisfacciones como a nosotros, saludos a tu esposo y luego nos cuentan como van con el proyecto. Un abrazo Pedro y Mariana.

      Me gusta

  5. Que más comentarios puedo dejar, si todo es excelente, se lo he dicho en varias oportunidades, al leer sus crónicas uno se acerca más a la verdad y se aleja de la mentira en cuanto a los casos aquí planteados.- Un gran abrazo.-

    Me gusta

  6. ¡Saludos! Desde que encontré este blog soy su gran admiradora. Detalles e investigaciones bien cuidados y muy impecables. A la fecha del crimen era niña y aún así leía a escondidas, unas entregas publicadas por una revista de la época denominada El expediente secreto del padre Biaggi, allí aparte del crimen dejaban a manera de conjeturas lo que han comentado aquí que ellos no eran hermanos sino de crianza, que eran amantes y que la asesina fue la madre al sorprenderlos, pero nada se pudo probar, sólo lo de los análisis que apuntaban todos al padre y que por su investidura sacerdotal no fue sentenciado. ¿Nadie supo más nada de esa familia?

    Me gusta

  7. Qué historias! Felicidades a sus creadores. ¿Cómo pagar por tan excelente trabajo? Deberían publicar un libro…Con respecto al padre Biaggi, se hace difícil creer que haya matado y de paso violado a su propia hermana, y sin importar su parentesco, su sangre y el dolor que le causa a su madre. Ni el peor delincuente sería capaz de hacer tan aberración. Ojo, no estoy justificando el crimen ni defendiendo al cura, pero acá hubo gato encerrado. Que fuese la madre,es atípico, más aún por ser madre. Hace como 18 años, un cura me habló del caso y me comentó haberlo conocido, ya como abogado y que posiblemente era inocente, que le tendieron una trampa, además aquella vez me facilitó el libro “Autodefensa del padre Biaggi”. Sería bueno que lo busquen y lean…Muchas gracias a todos,en especial a los autores de éste extraordinario trabajo.

    Me gusta

  8. Una tía que era muy católica me pidió que la llevara a conocer al Padre Biaggi que para entones estaba confinado en una celda en la penitenciaria de San Juan de los Morros, lo tenían en una celda aparte para él solo en la cual había un altar con diferentes imágenes religiosas.

    Nos atendió con mucha amabilidad y la conversación que nos planteaba era de índole política contrarias al gobierno. Me llamó la atención que lo atendían eran puras damas y él vestía pulcramente. Ahora pregunto
    ¿Él no purgó la condena? ¿Quedó algo pendiente con la Justicia? Desde entonces no volví a saber mas de él, hasta ahora que estoy leyendo estas maravillosas crónicas que me remontan a mi juventud con nostalgia.

    Me gusta

  9. Saludos desde México. Soy venezolano y llevo 5 años viviendo en tierras mexhicas, hoy en un arranque de nostalgia me puse a ver algunas películas venezolanas: Oriana, Cangrejo I y II. Y al finalizar esta última hice algunas búsquedas en la red para ampliar la información de tan lamentable caso, y me encontré con este blog que me ha parecido sencillamente magnífico, porque no solo trae documentación historiográfica, sino que complementa la información, y nos da la oportunidad de intercambiar nuestros puntos de vista. Al igual que en el comentario anterior, también leí el libro siendo muy joven y me impactó considerablemente por la forma en como se “silenciaron” las cosas. Felicitaciones Totales, por tan especial labor. Desde México con cariño, un tachirense.

    Me gusta

  10. Nanzo Rafael Biaggi fue hallado muerto en enero de 2013, en su residencia,en Anzoátegui, asesinado por presuntos delincuentes. Contaba con 78 años. Fea la historia de esta familia.

    Me gusta

  11. Pedro i Mariana,primero un gran abrazo i espero que todo este bien con ustedes,me di cuenta de que esta entrada fue escrita hace unos anos porque la leí cuando salió. ¿La han puesto otra vez por una nueva información que han descubierto i la añadieron?

    Le gusta a 1 persona

    • Buenos días Juan Carlos, gracias por comentar. En efecto el caso Biaggi lo publicamos hace ya algunos años, pero a la luz de nuevos elementos que dan un vuelco a su conclusión quisimos republicarlo. Al leerla te darás cuenta de que en realidad es una crónica totalmente nueva. Un abrazo, amigo.

      Me gusta

  12. Comienzas a leer y te atrapa, ahora me pregunto ¿Quién mató a esa muchacha? El crímen no fue perfecto, perfecta fue la deliberada torpeza con que fue tratado el caso pero ¿Con qué interés? Y surgen más preguntas: ¿Quién tendría tanta influencia como para desviar y entorpecer la investigación y lograr encubrirse?

    Le gusta a 1 persona

  13. Tremendo, cuando lei esto hace unos años en esta misma pagina, no me quedaban dudas que el cura habia sido el culpable y la iglesia habia ayudado a exculparlo. ahora bien, esta nueva narracion me deja mas preguntas que respuestas. Me parece tan obvio que el Sr. Ross debia ser interrogado ¿cual es la razon de que no dejara llegar a la sra a puerta de la casa diciendo que no habia nadie?. curioso tambien que tanto el como Rigoberto tuvieran rasguños en la cara y no fuesen interrogados, y todo esto ocurre antes de que uno pudiese decir que la cadena capriles tuvo algo que ver en la manipulacion de pruebas para obtener lucro, cosa que por otra parte es evidente que ocurrio desde mi punto de vista.
    Lo cierto es que este caso quedo abierto y nunca podremos saber la verdad, lamentablemente. Ahora bien, los otros 3 crímenes restantes de 4 crímenes 4 poderes no tendran otra variante como esta? se que si es asi ya Uds. tienen manos a la obra en la recoleccion de datos.

    Muchas gracias por su trabajo, se aprecia mucho. un saludo y nos leemos el mes que viene

    Le gusta a 1 persona

  14. Buen día, estimados Pedro y Mariana.
    Nuevamente, gracias por este excelente trabajo y felicitaciones !
    Como Abogado y Consultor en Seguridad, y después de leer este Análisis
    que hacen del Caso Biaggi, no me queda la menor duda de la inocencia del Cura. Esto ya me lo habían adelantado un tío mio, Comisario fundador de PTJ, que trabajo en ese año con el Director Plaza Marquez, aunque otros funcionarios aseguraban lo contrario, que si era culpable el Cura. Ahora, lo que me parece abominable, es el Libro de Marmol León, quien deja muy claro la responsabilidad absoluta, hasta macraba podemos decir, de Luis R. Biaggi, al punto de señalar que fue positivo de blenorragia, siendo falso !.
    La Teoría de que fue la Sra. Carmen Tapia la homicida, tiene mucho peso en Ciudad Bolívar. Lesbia no era hija de ella, era una criada, como ocurría mucho en esos tiempos, tener desde niña una criada que iba creciendo con los varones de la casa y era muy común las relaciones sexuales entre la criada y esos jóvenes y otros no tan jóvenes . Puede que esto ocurrió entre el Cura y ella, siendo sorprendidos por la madre y en arrebato de ira y sin animo, quizás, de matarla, lo hizo. Luego el Cura la protegió.
    Es insólito como no se investigo a el novio Franchesqui ni al Prof. Antonio Roos , personas que ademas Marmol León solo medio menciona en su libro, refiriéndose solo a Franchesqui , pero no al Prof. Roos (este señor, con antecedentes por violación y lesiones a su mujer, ademas de alcohólico, vecino de Lesbia).
    Las criadas y las domesticas muchas veces permitían el acceso furtivo de sus amantes a las casas donde vivían en horas de la madrugada para tener relaciones, (recuerden el Caso Valle Villamediana) puede que haya pasado con Franchesqui y este, estando en el cuarto con Lesbia, abrió la gaveta y descubrió la foto del joven Evans y por celos entro en un arrebato de ira. Son presunciones que debieron ser cotejadas en su momento oportuno. En mi opinión, el caso era fácil de resolver, pero fue contaminado excesivamente el sitio del suceso y todo el expediente en general. Por lo visto se transformo en un enfrentamiento PTJ-Jueces contra la Iglesia Católica y contra el hermano del Cura, su abogado defensor Nanzo Biaggi. Recuerden que Nanzo fue directamente a hablar con el Director Plaza Marquez y acusar al Comisario Pedro Diaz de inepto Esto dentro de la Policia se considera una declaración de guerra.

    Le gusta a 1 persona

  15. Los saludo nuevamente..con todo respeto les recomiendo un articulo (si es que ya no lo hicieron) que es el caso de “seven up” Enmanuel Angulo Burkjones un peligroso hampon de aca de Maracaibo que a los 13 fue asesinado, pero tenia muchos “muertos encima” a su cortisima edad, en lo negativo fue casi una leyenda en el año 2008….Saludos

    Le gusta a 1 persona

  16. La verdad que no sé cómo llegue a leer esta página, sé que buscaba algo en Youtube, que no tiene nada que ver con esto, me tropecé con un video donde aparecieron algunos crímenes de años pasados de Televen, y me llamo la atención esta historia, desde anoche la estoy leyendo, ya ahorita terminé, esta historia cuando comienzas a leerla tienes que terminarla porque cada párrafo es más interesante que el otro, con respecto al tema, tengo muchas preguntas sin respuesta al igual que las personas que comentaron en textos anteriores, cuando le van a notificar al padre que había sucedido algo en su casa enseguida dice que qué le paso a mi hermana, porque no pensó que era su mamá, es allí cuando él mismo se delata, era un padre que le gustaba a las jovencitas de los liceos, porque no tomaron en cuenta los relatos de las camareras de los hoteles que decían que el padre llegaba de madrugada con mujeres y se iba a su casa antes que saliera el sol, también me pregunto por qué las personas que limpiaban el cadáver de Lesbia usaron el cuarto del padre para dejar allí evidencias que lo pudieran comprometer más, por qué la mamá del novio dijo que las manos manchadas de sangre de la pared eran de ella, cuando ella no ingreso a esta habitación sino después de muchas horas, muchas preguntas que quisiera tener respuesta, pero creo que nos quedaremos con la duda. Excelente trabajo, sigan adelante, cuenten otras historias que ya han sucedido, es interesante leerlos, felicitaciones.

    Le gusta a 1 persona

  17. creci oyendo este horroroso crimen y siempre la conclusion era la misma.. que fue la mama de Lesbia la que la mato porque la consiguio teniendo relaciones con el sacerdote y que realmente ella era adoptada. esto nos lo contaba una vecina cercana a ellos que vio lo que sucedio esa mañana. y en cuanto a los Biaggi… vivieron años despues en Pariaguan donde vivi y TODOS tenian mala fama, de hecho a uno lo acribillaron llegando a su casa por un ajuste de cuentas. tienen aun muchos cuentos esta familia que desaparecio de la noche a la mañana de Pariaguan asi como lo hicieron de Ciudad Bolivar.

    Me gusta

  18. Interesante caso pero creo que en la actualidad hay pruebas de ADN que pueden llevar a esclarecer el caso. Si fue la madre comomuchos creen..porque ella no tenía rasguños? nunca lo mencionan…quedan dudas con el novio el profesor Ross pero…el novio era el novio osea…era para el, el profesor tenía antecedentes..porque no los investigaron? la señora que limpió el cadaver…quien por curiosidad mete los dedos en una herida? creo que esta parte es falsa..en fin! excelente información.

    Me gusta

  19. Pedro y Mariana los felicito. Excelente! como todos los casos que han publicado.
    Este caso ya lo habia leido, como hago para comparar uno y otro para poder ubicarme donde estan los nuevos elementos que hicieron que lo publicaran nuevamente…..!

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada Mairelys, el cambio entre uno y otro es radical, en la primera investigación realizada hace varios años no pudimos acceder a todas las fuentes y las que consultamos estaban lamentablemente contaminadas por una versión falseada, al darnos cuenta de aquello decidimos ahondar para ofrecer a los lectores y a la historia la versión más limpia. En la página española Criminalia conservan una copia de nuestra primera publicación. Puedes consultarla haciendo clic en este enlace Criminalia la enciclopedia del crímen

      Me gusta

  20. La verdad cuando no es observada por uno mismo se convierte en relativa y no absoluta, A quien culpar si no estuvimos allí y solo contamos tanto con esta versión actual como la anterior que se apoyaba en lo escrito por Mármol León en su libro 4 crímenes 4 poderes?. En ese libro no se deja duda de la culpabilidad del cura sobre todo cuando se afirma que dio positivo a blenorragia pues las otras pruebas son circunstanciales. Según Mármol la ptj hizo un excelente trabajo para dar con la verdad, pero el mismo no investigo el caso, entonces como puede dar por cierto todo lo que allí escribe?. Con esta nueva versión, con una investigación a mi modo de ver mas exhaustiva, mas profesional e imparcial se crean muchas dudas y decir que el cura es el culpable es temerario sobre todo si se toma en cuenta que era lampiño y el examen de gonorrea dio negativo. Lo que a mi parecer si es claro es que la madre no lo hizo, pues las marcas en los senos son propias de un psicópata calculador y planificador y no de nadie que mata en un arrebato de furia. Sin duda un mal trabajo investigativo de la ptj y un excelente trabajo de los creadores de este espacio. Sigan adelante los felicito

    Le gusta a 1 persona

  21. Saludos a Pedro Revette y/a Mariana Alarcón, interesante su investigación, verdaderamente impresionante, sobre todo el hecho de como trabajaron los indicios, las evidencias y los medios probatorios. Lograron en mi un cambio paradigmatico en relación al presente caso. Pido su autorización para ser utilizado todas sus investigaciones en el claustro universitario donde imparto unidades curriculares como Investigación Penal, Criminalística, entre otras…

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos Profesor Alejandro Márquez,
      Muchas gracias por su comentario. Nuestro material está a la orden para sus clases, claro siempre citando la fuente. Un saludo a sus alumnos, agradecemos los invite a conocer nuestros contenidos y a seguirnos a través del Twitter @TanatosCronicas. Un abrazo

      Me gusta

      • Pedro Revette y/a Mariana Alarcón, cuenten siempre con eso, la cita de la fuente y el respeto a los derechos de autor, que pasen buenos días

        Me gusta

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s